Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

50. Numismática aplicada

Aunque una peseta de bronce de 1947 podría valer hoy día casi mil euros y un duro de 1949 podría cambiarse por unos veinte mil, un veterano coleccionista, a veces, necesita inspirar lastima, despertar una cierta conmiseración.
Es una cuestión de valor y de necesidad. El valor se aprende, pero la necesidad termina encontrándote.
Son precisas una mente organizada y una férrea disciplina. Y no son pocos los que, tras un comienzo entusiasta, terminan por abandonar precozmente.
No es fácil acostumbrarse. Hace falta decisión. Encontrar las palabras adecuadas, la postura precisa, la expresión facial idónea para transmitir una idea concreta: yo podría ser tú.
El espacio también es crucial. Se necesita un rincón perfecto para que la cantidad de monedas atesoradas pueda aumentar.
Y, cuando le entran a uno las dudas, esos remilgos nacidos de viejos sueños sobre grandes logros, solo tiene que recordar los años que hace que no trabaja, la mirada de su mujer y las costillas prominentes de sus hijos.
Entonces uno no duda en sacudirse los complejos, ubicar el espacio, hallar la expresión facial, teñir la mirada y alargar la mano hacia la primera persona que pasa, rezando para que lleve una moneda en el bolsillo.

13 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Un título perfecto para un relato redondo. Poco a poco desgranas las circunstancias y ocupación principal de este personaje, de forma sutil y elegante, sin desvelar más que lo justo. Un viejo coleccionista de monedas que no desea sino reunir otras nuevas por pura necesidad, especializarse en mendigar, arañar una más buscando el emplazamiento adecuado y la expresión justa.
    Muy original y muy bien contado. No soy amigo de derrochar adjetivos, pero a los de la primera frase de este pequeño comentario me atrevo a añadir otro para terminarlo: sobresaliente.
    Me alegro de que saques tiempo para escribir con todo lo que está cayendo, y para hacerlo tan bien, además.
    Un abrazo y suerte, Salva

  2. Hola, querido amigo Ángel! En tiempos de incertidumbre es bueno conservar algunas certezas, como que a la publicación de un relato le seguirá tu comentario generoso y agudo. Das, como siempre, en la diana, tanti en el argumento como en su interpretación. Con lectores como tú, da gusto sacar tiempo de donde sea para escribir un poco… ¡Gracias de corazón!
    Tú si que eres sobresaliente…

    1. Muchísimas gracias, Mariángeles! Gracias por considerar mi relsto así de bien… Qué suerte contar con lectores tan generosos para nuestros textos, lectores que ponen su mente a disposicion de la historia.
      Eso si que es una maravilla!
      Otro cariñito para ti!
      Muacks

  3. Paloma Casado Marco

    Muy buena esta historia de una obsesión. Vale para las monedas y para tantas otras cosas, como por ejemplo la de unir las palabras precisas para escribir. Como has hecho tú en este micro.

    1. Hola, Paloma!! Mil gracias por pasarte por este rimconcito de mi confinamiento…
      Celebro muchósimo que te guste mi micro, como siempre me ocurre con amigos a los que admiro.
      En el fondo, nosotros también somos coleccionistas, coleccionistas de relatos, los que escribimos, los que leemos y los que soñamos.
      Gracias denuevo y un beso!

Dejar una respuesta