Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

82. Otoño dulce

Cuando lo vimos por primera vez, rebuscaba en el contenedor de al lado de la casa rural que alquilamos en verano. «¡Mira, papá! ¿Podemos quedárnoslo? ¡Porfa, porfa!», me rogó Luis poniéndome ojitos mientras lo señalaba dando pequeños saltos en el sitio. Bien sabía que yo era más fácil de convencer que su madre. Me estremecí porque se parecía mucho al que habíamos perdido pocos meses antes. Igual de flaco. Aunque, antes de poder decir ni sí ni no, había huido alarmado por la voz chillona de Luis, a cinco años —como mínimo— de empezar a resultar agradable. Intenté alcanzarle, pero se escabulló entre la maleza, arropado por la oscuridad. Por si regresaba más tarde, dejamos comida al lado de la cancela abierta. Al día siguiente, en el porche. Al tercero, agua, mantas. Una semana más tarde Luis y él ya eran inseparables. Así que, como no podía ser de otra forma, cuando acabó el verano, nos volvimos pletóricos con nuestro nuevo abuelo a la ciudad.

 

5 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Al paso que vamos, en esta sociedad a menudo tan poco humanitaria y envejecida, quizá no sea tan difícil encontrar abuelos desamparados, necesitados de adopción y, sobre todo de cariño. Las personas mayores tienen mucho que aportar, en especial a los jóvenes, algo que queda bien patente en tu relato, con un mensaje edificante, necesario en estos tiempos en que parece que olvidamos lo esencial. Resulta asombroso y maravilloso también que una familia se haga cargo con alegría de un ser humano, que seguro tiene mucho que aportar.
    Un abrazo y suerte, Nuria

  2. ¿Un gato?…¿un perro?… ¡No! ¡Un abuelo!
    Madre mía, cómo está el patio…
    Espero que no sea una familia que va perdiendo abuelos por la carretera, ni abandonánlos luego por ahí, de cualquier manera.
    Buen giro final!
    Besos.
    Carme.

Dejar una respuesta