Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

97. REENCUENTR0 IMPOSIBLE

Necesitaba volver.
Hacía más de dos años que no iba a su tierra y la nostalgia y la tristeza le empezaban a embargar.
Echaba de menos el olor al salitre del mar, el oleaje golpeando con fuerza los acantilados, la suavidad de la blanca arena tocando sus pies, los rayos de sol acariciando su cara y su cuerpo sumergiéndose en el Atlántico.
Sentía morriña de su tierra gallega, de sus hermosos paisajes y sus montañas suaves.
Y especialmente añoraba a su familia y amigos pues necesitaba la cercanía de sus paisanos para sentirse viva de nuevo.
Pero las circunstancias eran tercas, no paraban de ir en su contra.
El trabajo exigente y, sobre todo, la pandemia, que ponía infinitas trabas a los reencuentros con confinamientos y cierres de fronteras, que no parecían tener fin.
El verano anterior había renunciado a sus vacaciones para proteger a su madre, ya anciana. Y ahora veía como la Semana Santa se alejaba y el verano tampoco se mostraba prometedor a ese encuentro.
Mientras, ella, continuaba con un amago de vida infinito: teletrabajo, tareas domésticas y un ocio, siempre de puertas adentro.
Por eso solo podía sentir tristeza cuando veía su esperanza rota.

8 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Esta realidad nos ha transformado la vida y no para bien, no podemos viajar en condiciones, ni reencontrarnos con los seres queridos. Y si lo hacemos, ha de ser con distancia, sin rozarse siquiera, envueltos en miedo. Cómo no sentir nostalgia de un pasado que nos parece lejano, pero solo ha pasado un año desde que aún podíamos hacer todo eso sin temor a un enemigo invisible, sin la amenaza de enfermar o que le suceda a otros por nuestra causa.
    Tiempos tristes. Solo queda tener paciencia. De momento, como bien dices, la esperanza está rota, eso no se puede negar.
    Un abrazo y suerte con esta historia, Gloria

    1. Gloria Arcos

      Muchas gracias, Ángel. Si y esa esperanza hacdeque ese reencuentro parezca cada vez más lejano. Desde luego es cierto que valoramos lo que tenemos cuando lo perdemos. Gracias por tus comentarios, Ángel.

  2. Creo que todos somos víctimas de ese desaliento. Esperemos que pase pronto y tu protagonista pueda volver pronto a su tierra, visitar a su madre y sus amigos, abrazarse sin reparos.
    Suerte Gloria!!
    Bsssss!!!

    1. Gloria Arcos

      Muchísimas gracias, querido Juancho. Ojalá se cumplan tus deseos para esta protagonista que soy yo. Llevo sin ver a mi madre y hermanas desde agosto de 2019 y esa espera se me hace eterna y edtá acabando con mi esperanza. Geacias por pasarte. Un fuerte abrazo, virtual. Gloria

  3. Gloria Arcos

    Muchas gracias, Antonio. Es que la tristeza se plasma en esas eternas, distancias, en ese alejamiento forzoso. Gracias por tus comentarios. Un abrazo. Gloria

  4. Un reencuentro difícil, y que todavía no podemos poner en el calendario, a pesar de lo mucho que nos gustaría.
    Espero que ese «ocio, siempre de puertas adentro» ofrezca un mínimo consuelo, como el que se puede encontrar en las letras (leyendo o escribiendo relatos como este, para compartir con todos nosotros).
    Mucho ánimo para los días que quedan hasta recuperar nuestra vida anterior y poder tener esos abrazos no-virtuales que tanto echamos de menos.
    Un beso.
    Carme.

  5. Gloria Arcos Lado

    Ojalá tus deseos se hagan realidad, Carme. Hasta que nos ha faltado, no le hemos sabido dar la importancia que tienen esos besos, esos abrazos, esas risas que ahora nos parecen tan lejanos. Y también echo de menos los encuentros con amigos, nuestras microquedadas, las presentaciones de libros, recogidas de premios. Doy gracias por haber podido acudir a Comillas antes de que comenzara la pesadilla del confinamiento. ¡Qué días tan hermosos! Pero ahora intento pasar ese tiempo de ocio escribiendo, leyendo ( no tanto como debería) o viendo series interesantes para que ese tiempo no caiga sobre mí como una losa. Cuídate mucho, querida amiga para que podamos reencontrarnos cuando las circunstancias lo permitan. Besos, mil y muchas gracias por tus palabras. Gloria

Dejar una respuesta