Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

38. SALDOS POR CIERRE

Arrastrando los pies por aquel viejo barrio casi abandonado, comprendió entonces lo que antes de morir le dijo su mujer sobre el deterioro imparable de esas calles. Fueron muchos años paseando de la mano y besándose bajo las miradas de los vecinos, que se burlaban de sus ropas coloristas y su inmoralidad.

Llegó a su casa y comprendió que, como el barrio, ella ya nunca volvería, y entonces sintió que aquel espacio tan lleno de recuerdos estaba más vacío que nunca. De cajones y armarios fueron saliendo sus cosas, unas con rumbo al olvido y otras a la parroquia, donde encontrarían, quién sabe, una nueva vida sobre otros hombros y cinturas.

En pocos días y con el concurso de una mañana soleada, el barrio se llenó de mujeres que llevaban los floridos vestidos de su mujer, sus vaporosas blusas y sus brillantes pañuelos. Todas las indigentes de la zona recibieron un lote de ropa usada, y de pronto salieron a malvivir, pero con una sonrisa.

Esa misma tarde, el sorprendido viudo legó su propia ropa para que el barrio se llenara también de hombres que besaran sin rubor a aquellas mujeres.

7 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Este relato ahonda en algo en lo que nunca queremos pensar, por más que lo sepamos: que somos efímeros. Un día no estaremos, así de simple y de tajante a la vez. Como no lo es menos que quienes nos rodean, nuestros seres queridos, correrán la misma suerte.
    Una pareja que ha compartido vida durante muchos años sabe de sobra que, antes o después, primero uno de los dos, se marchará. El mundo del que queda nunca vuelve a ser el mismo. Tu protagonista tiene la sabiduría de asumir esa realidad insoslayable y de hacer que los más necesitados disfruten durante un tiempo de lo que su mujer no pudo llevarse al otro lado. Poco cambia el mundo con ello, pero es un gesto que algo lo mejora: «Salieron a malvivir, pero con una sonrisa». Al legar él también su propio vestuario nos está diciendo, aun sin expresarlo de forma abierta, que su final está cerca, que su propio «cierre» también va a ser inminente, que ya no tiene motivos para continuar.
    Una historia triste, profunda y real. Siempre es un placer leerte.
    Un abrazo, JM. Suerte

  2. Pablo Cavero

    Buen relato sobre la reflexión de la vida, de los prejuicios por vestir colorido o besarse sin tabúes. Me ha gustado mucho. suerte y un abrazote, JM.

Dejar una respuesta