Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

68. Sin palabras (Pablo Núñez)

La luz del sol ha entrado por las rendijas de los ojos de Agustín. La claridad espanta el luto de las sombras nocturnas y se refleja en el portal que le sirve de cabecero. Ya no duerme tan bien como antes; el somnífero barato que se le agarra al hígado no le hace el mismo efecto que al principio, cuando decidió dar el portazo a su anterior vida de funcionario y, sobre todo, a una familia en la que el cariño fue tornando a costumbre y terminó en condena. Se incorpora y mesa sus cabellos, que parecen hojas de otoño. Con vacilante equilibrio y nubes en la cabeza, coloca una cajita de madera sobre el empedrado y toma su violín. Del fondo de la memoria va sacando melodías, entre dulces y ácidas.
Sentada en un banco, Virtudes se sacude los jirones de soledad que le persiguen desde que huyó de una casa abarrotada. Agustín le lanza una mirada, un beso que se posa en la sonrisa pueril que adorna su boca, y le dedica una pieza que suena a crujiente de vainilla. Entonces, miles de girasoles cosquillean su alma. En ese momento sabe que nunca más volverá a estar sola.

7 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Dos islas solitarias en medio del trasiego de un entorno urbano lleno de seres indiferentes. El violinista vagabundo expulsado de su hogar; la mujer del banco atrapada en un exilio voluntario. Dos circunstancias distintas y, sin embargo, almas similares que terminan por descubrir que son gemelas.
    Una historia en apariencia sencilla, que encierra el milagro de una conexión auténtica entre dos personas, con unos personajes muy bien definidos y un lenguaje cuidado, trabajado y bello, que incita a más de una lectura. Un hermoso relato hecho de palabras y sensibilidad que reivindica cuántas cosas pueden transmitirse sin ellas. A mí me ha gustado mucho.
    Un abrazo grande y suerte, Pablo

    1. Pablo Núñez

      Cuando uno termina de escribir un relato, sabiendo que es el lector el último protagonista que le dará su personal visión, en su interior lo que quiere es que ese lector sienta y entienda la historia que tal como la montó en su cabeza. Si ocurre eso, sabes que la historia será peor o mejor, pero que la menos la supiste plasmar con palabras.
      Esa es la sensación que me queda después de leerte, mi querido amigo Ángel. Cada vez que me comentas un relato parece que pudiste leer en mi cabeza lo que quería mostrar, y eso me pone muy contento.
      Un fuerte abrazo y mil gracias.
      Pablo

  2. Bea Porro

    Mi mente vacila con la escena que describes porque no sabe si presentármela como una penosa situación o dejarse llevar por esas expresiones tan bellas que dulcifican las desgracias. Es que…con melodías que suenan a crujiente de vainilla y girasoles que cosquillean el alma, la vida se ve diferente. Escribes muy bonito. Un saludo, Pablo.

    1. Pablo Núñez

      Hola, Bea. A esas dos frases que te refieres le di mil vueltas, porque quería buscar una metáfora especial, diferente, que no sonara a cursi pero que fuera efectiva y, si podía ser, llegara al corazón de quien la leyera. Uno no sabe muy bien cuando arriesga si lo escrito quedará bien o ridículo y tu comentario ha conseguido que miles de girasoles cosquilleen mi corazón, y eso me encanta.
      Un besazo y gracias por pasarte por aquí.
      Pablo

  3. Manuela

    Pablo, me gustó tu prosa poética. Dibujó en mi boca una sonrisa más grande que la de los emoticonos amarillos.
    La ternura se condensa en la penúltima línea.
    Enhorabuena
    Sonrisas mil
    Manuela

Dejar una respuesta