Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

69. AMARILLO DICHOSO (Isidro Moreno)

Me perdí entre trigales dorados para recordar mis primeros escarceos amorosos en los veranos de Castilla. Sólo conseguí salir vacío tras unos girasoles pintados por Van Gogh. Luego indagué sobre el amarillo de la genista de Serrat; también en el atuendo de Molière y que tan mala fama concedió al amarillo para los artistas de la farándula, pero nada me aportaba la inspiración o una rica idea para escribir sobre tan humilde pigmento.

Pedí información a un buen amigo científico de Oklahoma y me remitió un extenso dosier sobre el hielo. Al parecer, las prisas y mi spanglish provocaron el malentendido con el “yellow”.

En mi insistente y desesperada búsqueda, viajé mentalmente dentro de un submarino amarillo y lo único que logré fue que un tema musical de los Beatles me martilleara todo el día con el mismo soniquete.

Estimado jefe, pido disculpas por no tener el artículo solicitado sobre dicho color a pesar de esos intentos realizados.

*

Para mi sorpresa, al día siguiente vi publicada en mi columna del periódico este relato que, simplemente, era el texto de mi correo, aunque, eso sí, algo recortado en formalismos, juramentos, tacos y excusas que afeaban la redacción.

 

IsidroMoreno

8 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    A menudo los límites los establecemos nosotros mismos. Afirmamos que no podemos hacer o hablar de algo cuando ya lo estamos haciendo y de la forma más original. También dicen que toda crítica lleva implícito un homenaje. Eso le ha ocurrido a tu protagonista. Es ese punto de vista entre resentido y externo lo que en realidad le ha hecho generar un producto diferente, que llama la atención. Lo mejor de todo y ahí radica su genialidad, es que él no es consciente de su potencial, los lectores sí.
    Una historia original en la que, a partir de un aparente vacío inicial, o falta de inspiración, se construye un edificio literario de lo más sólido. sin que falte el punto de ironía cercana que no suele faltar en tus buenas letras.
    Abrazos grande, Isidro. Suerte

Dejar una respuesta