Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

48. Sociedad anónima

 

Siempre subo despacio las escaleras de mi edificio. Me paro en el primero y apenas oigo el respirar de un perro, continúo hasta el segundo y un niño juega, oigo su infantil voz. Ya en el tercero, una mujer, quizá frente al televisor, entretiene su tarde y comenta con alguien la película que está  viendo. Y en el cuarto, ese me preocupa más, dos ancianos  hablan en voz más lenta que mis pasos, rememoran tiempos, rebuscan en cajones tal vez algún objeto de valor. Todo está al parecer tranquilo. Y es así, cada uno en su casa, dejando que el silencio no nos pegue dentelladas, preferimos, que aunque poco, se escuche nuestro día a día , desde que llegaron  las cartas de desahucio por la supuesta  ruina en la que se encuentran los hogares de todos nosotros.

Ya en el último piso, en mi dormitorio, redacto una carta de reclamación, a esa constructora que va tirar nuestras vidas,  sin conocernos siquiera , con el  certero golpe de una  máquina infernal.

2 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Las empresas dependen de personas, individuos que toman decisiones para obtener el máximo beneficio, sin considerar otras circunstancias, hay empleados que cumplen órdenes, desde los administrativos a los técnicos y obreros que derruirán un edificio, sede de un montón de hogares de otras personas que verán cómo sus vidas se complican y pierden lo que tenían, lo que les daba seguridad, un derecho básico. Los ejecutivos que deciden solo pensarán en cantidades a favor, los empleados dirán que ellos cumplen órdenes y viven de su trabajo, los que sufren las consecuencias se verán muy solos, en una sociedad en la que nadie conoce a nadie y la prioridad no son las personas, ni siquiera, o menos aún, las más necesitadas, las que apenas tienen lo básico.
    Un relato al que le basta un título de dos palabras para decir mucho.
    Un abrazo y suerte, Begoña

Dejar una respuesta