Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

42. Un escalofrío que detiene tus pasos (María José Escudero)

Nunca había conocido el miedo. Ni siquiera las historias tenebrosas que contaba la abuela en la trébede cuando era niño le impidieron soñar. No temió nunca al padre Eguren, aunque sintió, a menudo, su aliento avinagrado antes de sacudirle un soplamocos por hablar. Tampoco se inmutaba de adolescente al atravesar sin luz las callejas de su pueblo. Por si acaso, solía silbar. En los años convulsos de universidad, jamás se acobardó ante los guardias que lo persiguieron por las calles de Madrid, porque aquel vértigo misterioso le empujaba hacia la libertad. Años después, escuchó de cerca a  un hombre gris que, pistola en mano,  gritaba: “¡Quieto todo el mundo!” y ahí reconoció haberse alarmado durante un día entero. Ya casado y con hijos, vio tambalearse sus convicciones al descubrir su nombre escrito dentro de una diana, y como vivir en paz era su único blasón, aprendió a caminar con más cautela. Pero, hace nada, ha descubierto que el miedo es frío, una destemplanza que se encona en el alma y hace tiritar la piel: En zapatillas y con mascarilla, se despidió de Irune, mientras la ambulancia con su sirena feroz se la llevaba y le dejaba indefenso en el descansillo.

7 Respuestas

  1. Hola, María José, tu relato parece real. Nos hablas de una persona valiente que no se deja amedrentar en situaciones susceptibles de ello. Que vivió de joven los años de la dictadura y estuvo presente en el congreso el 23 de febrero del 81. Amenazado por los terroristas. Sin embargo, cuando verdaderamente siente y lo sorprende el miedo es cuando ve la posibilidad de quedarse solo, de perder a su pareja. Nos has ido desgranando la vida del protagonista con imágenes tan certeras que lo hemos ido acompañando y nos hemos quedado junto a él en esa escena final, contagiados de ese miedo e indefensión, mientras la ambulancia se lleva a Irune. Excelente relato, María José. Suerte y un abrazo.

  2. Ángel Saiz Mora

    Valiente no es quien presume de no sentir miedo, a ese habría que llamarle mentiroso. Intrépido de verdad es quien no deja que le paralice.
    A lo largo de cualquier existencia sufrimos muchos temores, algunos con fundamento y otros irracionales. Tu protagonista, que ha sabido enfrentarse a los más serios, se ve impotente ante un enemigo invisible, que amenaza la existencia de quien más quiere.
    Un repaso vital por temores colectivos y reales que forman parte de nuestra trayectoria como sociedad, con un protagonista fuerte, pero también vulnerable, muy humano, con el que es imposible no identificarse.
    Un abrazo y suerte, María José

  3. CALAMANDA NEVADO CERRO

    María José, cuántas situaciones se ven retratadas en esta. El dolor por el ser querido hiela y se mete en los huesos. bien contado. Suerte y saludos

Dejar una respuesta