Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

46. UN TRABAJO DIVERTIDO

Podría enseñarte los callos de mis pies. Pero, claro, no lo haré.

¿Me escuchas? Decía que vaya trabajo divertido el tuyo. Siempre entre música.

Le dediqué una sonrisa mientras asentía levemente con la cabeza. Sonaba un bolero tranquilo, uno de los que más me gustaban. Sí, la música era lo mejor de aquel trabajo, me acompañaba, a veces calmaba mi ánimo y otras me empujaba, en esos momentos de desmayo que volvían cada vez más a menudo.

No te imaginas lo terrible que es trabajar en una oficina. Todos los días iguales y, encima, aguantar a un jefe plasta. La verdad es que vengo aquí a relajarme. Me encanta la música, sobre todo la de baile.

De plastas y de días iguales sé un rato largo, pero tampoco te lo contaré.

Y no creas que el sueldo compensa. Para nada. Pero, en fin, es lo que hay.

Sonreí de nuevo y me encogí de hombros. La canción acababa. Me enseñó otra moneda, quería repetir baile.

¡Ánimo! Tocaba un vals. Esa noche mis pies se agotarían y, quizás, mañana mi hija y yo podríamos hacer tres comidas.

2 Respuestas

  1. Rafa Heredero

    Como homenaje a la música, y como forma de comentario alternativo, quiero compartir con vosotros una canción que esté relacionada con algún aspecto de vuestros relatos. Espero que te guste la que he elegido para el tuyo.

    BRUCE SPRINGSTEEN – Dancing in the dark
    https://youtu.be/nCFTL4IO6t4

  2. Ángel Saiz Mora

    Unos trabajan para que otros se diviertan. Todos forman parte de una misma realidad, pero se encuentran en planos muy diferentes. Esta mujer piensa y calla, para no contrariar a sus clientes, escuchando historias que no le interesan y son nimiedades comparadas con sus circunstancias, muchos más acuciantes, porque nada lo es más que no poder facilitar el sustento. El baile, con su música, una actividad festiva, puede ser un tormento cuando se trata de una obligación mal pagada de la que, de forma dramática, depende la subsistencia. Los trabajos dejan de ser divertidos cuando entran en juego factores como la rutina y la escasa remuneración.
    Un relato que alterna diálogo y pensamientos que solo conoce el lector, para conformar un conjunto que deja pensando, sobre todo, al leer el título.
    Un saludo y suerte, Medina

Dejar una respuesta