Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

56. Volar

Un día mi padre decidió convertirse en un ángel. Mi padre, hay que reconocerlo, es de los que cuando toma una decisión, es para toda la vida. Yo le advertí que para ser un ángel lo primero que se necesita son un par de alas, y que si aparecía con ellas en el trabajo, iba a ser el hazmerreír de la oficina. Pues ni así se echó atrás. Probé a comprarle un juego de alas y un arpa en una tienda de disfraces, pero son de un material demasiado precario y te deja la casa llenita de plumas. Y el arpa, ni suena. Al final le he encargado un juego de alas por Amazon y como le encajaban a la perfección, le hemos subido a la azotea, le hemos colocado en la cornisa y yo mismo me he encargado de darle un empujoncito. Al principio parecía que planeaba con cierta soltura, pero ha dado un brusco giro hacia la derecha, empujado por el viento, supongo, y ha desaparecido por el chaflán del edificio. Y ya no hemos vuelto a saber de él.

6 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Surrealismo fino, junto a una inteligente ambigüedad. No llegamos a discernir si era un padre querido o lo contrario, si marchó triunfal surcando cielos hacia otras latitudes y dimensiones, o se pegó un zurriagazo sin remedio, si hay algo divino o todo es humano en la inquietud de ese hombre y en su desenlace.
    Un relato divertido y sorprendente, con un final abierto a la imaginación.
    Un abrazo y suerte, José Manuel

  2. Hay quien corta las alas a otros, pero tú las has puesto y has dado el empujón. Me gusta que el texto quede aparentemente en el aire (nunca mejor dicho), aunque ese «supongo» creo que da una pista. Me ha encantado. Un texto limpio y muy bien llevado, José Manuel. Suerte y abrazos.

Dejar una respuesta