Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

1FC. ENCUENTRO 10

3elim19 Antonio Toribios

20 Yolanda Nava

Los participantes aquí señalados tendrán que publicar en el espacio reservado a los comentarios de esta entrada del blog, un relato INÉDITO de un máximo de 100 palabras antes del plazo fijado. En esta ocasión reduciremos las condiciones a una sola, y aprovecharemos para hacerle un pequeño homenaje a esas canciones de los años 80 y 90 que ya son eco de una época.

EL TITULO del RELATO será: Cómo pudiste hacerme esto a mí

PLAZO: antes de las 20 horas del LUNES 2 de febrero.

Cumplido el plazo, recibiréis en vuestro mail un enlace para que votéis a un relato de otro encuentro (se os asignará al azar)

El resultado de este encuentro se hará público en una entrada general de la sección EnoTiCias.

7 Respuestas

  1. Yolanda Nava

    Holaaaa, eco, ecoooo, o hay un poltergeit en mi ordenata o esta entrada aparece vacía, por favor, poned las condiciones y el título que estoy impaciente por empezar.
    Gracias!

  2. CÓMO PUDISTE HACERME ESTO A MÍ

    Me lo repetías con machaconería de metrónomo. Cómo pudiste, cómo. Pasaba un rato y venga. Cómo pudiste. Parecía que se te había olvidado y otra vez a la carga. Cómo. Y así un día tras otro, una semana, dos. Cómo pudiste, tío. Un mes y otro. Cómo. Yo tengo paciencia, vaya, pero hasta cierto punto. Cómo pudiste. Y lo malo es que se me acabó olvidando qué te había hecho. Cómo. Así que no tuve más remedio que endilgarte el marrón aquel y llamar a la pasma. Lo que no sabía es que acabaríamos en la misma celda.

  3. Yolanda Nava

    COMO PUDISTE HACERME ESTO A MÍ
    Aunque me resisto a creerlo, todo apunta a que has sido tú. Por primera vez desde que estamos juntos te has ido sin despedirte, y tu abrecartas está junto a ellas que yacen exangües en el suelo. Creí que te gustaban. Las alisabas con mimo y me consolabas de las burlas de la gente, qué sabrán ellos de la auténtica belleza, de lo diferente: nada –decías convencido-. Pero una punzada de dolor en la espalda, y otra de decepción muy cerca del alma, me confirman que es cierto, que me has cortado las alas, que no me quieres libre.

Dejar una respuesta