Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

04. PARA ALGUIEN INOLVIDABLE

…la maldición árabe que reza «ojalá te enamores»

Animales hambrientas. Aida Sandoval

 

Mientras recorre la planta de los grandes almacenes dedicada a los regalos románticos, oyendo a través del hilo musical la BSO de Titanic (And you’re here in my heart / And my heart will go on and on…), entre expositores atiborrados de velas aromáticas y perfumes con olor a corazón, relojes con las manecillas que simulan corazones, pendientes, pulseras y collares con dijes de corazones, tazas gemelas con un «te quiero» impreso en un corazón, bóxeres con estampados de corazones, conjuntos de lencería que imitan corazones, cojines y peluches con motivos o con forma de corazón (incluso las dos cosas a la vez), bombones rellenos con licor de corazón, ramos de rosas rojas o novelas de Megan Maxwell y poemarios de Antonio Gala, se fija en un mostrador donde se ofrecen unas llamativas cajas de color rojo corazón que contienen experiencias con encanto únicas y originales. «Para alguien inolvidable», reza la publicidad. Justo lo que está buscando. Descarta la de bucear entre tiburones y la del paseo en globo por el Himalaya antes de elegir la que promete un amor fugaz imposible de olvidar, y pide que se la envuelvan y envíen a su ex. Que se joda él también.

 

­

NOTA FUERA DE CONCURSO: para una experiencia inmersiva en la lectura de este microrrelato se recomienda escuchar de fondo My Heart Will Go On, de Céline Dion, como es obvio (aunque es posible que tengan ya la musiquilla en su cabeza todo el día). Gracias por su atención.

6 Responses

  1. Ángel Saiz Mora

    Lo que parece una historia de amor incondicional, vemos al final que realmente es de desamor, que una de las partes deshizo el contrato emocional, y que el envío de esa caja solo puede causar daño a quien la recibe y a su nueva pareja. Quien la envía no deseo lo mejor para la persona amada, sino solo reírse de la crisis que va a causar.
    Un relato original, falsamente idílico y con una dosis de maldad refinada.
    Un abrazo y suerte, Rafa

    1. Rafa Heredero

      Supongo que con lo de una dosis de maldad refinada te refieres a que unos grandes almacenes utilicen su hilo musical para poner ese tema de Céline Dion… que no, ja ,ja. Ya sé, que prefiera regalar esa experiencia a su ex en vez de otras con cierto peligro… se ve que conocía la maldición árabe. A saber lo que piensa su ex, quizá hubiera preferido cualquiera de las otras dos, y, como un personaje del cuento «McDonald’s», de Joshua Cohen, diga «estoy dispuesto a morir antes que enamorarme». Se ve que hay gustos para todo.
      Muchas gracias por tu comentario, Ángel. Me ha encantado eso de la maldad refinada. Un abrazo para ti.

  2. Rosalía Guerrero

    Fantástico, Rafa. Tanto corazón empalaga, pero lo compensas con esa venganza. Y me gusta mucho ese «que se joda» final, le da el toque de realismo.
    Un abrazo y suerte.

    1. Rafa Heredero

      Hola, Rosalía. Quizá si hubiera hecho caso al consejo que da Elizabeth Smart en «En Grand Central Station me senté y lloré» («Jovencitas enamoradas, sed putas, duele menos»), no habría tenido que recurrir a buscar esa venganza.
      Otro abrazo para ti, y muchas gracias por tu comentario.

  3. Isabel Cristina Fernández Sánchez

    Rafa, vaya descripción que has hecho de esa especie de Corte Inglés, con una planta especial para la venta de artículos y otros regalos de enamorados (y no era todavía 14 de febrero). Genial.
    Por qué es normalmente una mujer la que sufra tanto el desamor? Gracias por recomendar un libro que parece ser interesante; tengo una hija sufriendo una ruptura dolorosa.
    Nos leemos

    1. Rafa Heredero

      Ja, ja, Isabel Cristina, había muchos más artículos en esos grandes almacenes, pero no cabían en el relato; solo he puesto los más vendidos.
      Y, bueno, no siempre es una mujer la que sufre desamor. Mira a Bogart en «Casablanca», en la estación de tren, en París…
      Con respecto a tu hija, espero que lo lleve lo mejor que pueda. Aunque quizá sirva de escaso consuelo te dejo una frase de otro libro, «Precioso día para la boda», de Julia Strachey: «Es mejor haber amado y haber perdido que no haber amado en absoluto».
      Un abrazo y gracias por tu comentario.

Leave a Reply