Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

05. AJUSTES (Ángel Saiz Mora)

Ella no se lo merecía. Su eficacia en el trabajo hizo que se convirtiese en un obstáculo para Menéndez. Tan mediocre como sus enormes posaderas, pero eficiente a la hora de eliminar a quien pudiera hacerle sombra, el maldito convenció a la dirección del despido de Mariela por causas organizativas.

Fui el único que, por humanidad, se atrevió a acercarse para dedicarle unas palabras de aliento. Ese detalle y mi buen hacer profesional me colocó el siguiente en los movimientos tácticos de Menéndez.

Mientras trataba de imaginar qué maquinación utilizaría esta vez, el arribista comenzó a tener serios problemas para permanecer sentado. A nadie le entristecía su dolencia incapacitante, al contrario, reconozco que a mí menos que nadie. Ante su baja laboral indefinida fui el elegido para sustituirle.

Encontré a Mariela a la salida de la oficina después de mi nombramiento. Estaba exultante, sonreía sin parar. Tras felicitarme por el nuevo puesto, me mostró un muñeco con un extraordinario parecido a Menéndez.

Mi primera decisión como director ejecutivo fue readmitir a Mariela, era de justicia. Solo me inquieta una imagen que no puedo quitarme de la cabeza: aquel abultado trasero de madera a escala atravesado por agujas.

40 Responses

  1. Puri Rodríguez

    Qué bueno tu relato, querido amigo, como siempre. «Justicia divina», que dirían los creyentes. Yo prefiero aquello de :»Quien a hierro mata, a hierro muere», aunque habría que vigilar de reojo a algunos injustamente damnificados, por si acaso…

    1. Ángel Saiz Mora

      El problema de la violencia ya sabemos cuál es: que engendra más. Menéndez recibió su merecido, pero seguro que su sustituto teme a Mariela y con razón.
      Muchas gracias, Puri.
      Un abrazo

  2. Rosalía Guerrero

    Oh, sí, Ángel, el tipejo se lo merecía. Y a falta de karma, buenas son agujas. Yo también me alegro por el mal ajeno de los malos compis de trabajo.
    Un abrazo y suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Hay gente tóxica, dañina y maliciosa, está claro. Cuando tienes a uno cerca, en especial en el trabajo, y te pone en su punto de mira, toca sufrir de entrada; luego, si acaso, defenderse.
      Muchas gracias, Rosalía.
      Un abrazo

  3. ¡Jajaja! «A grandes males, grandes remedios», como suele decirse. En este caso concreto, grandes traseros y grandes ideas. Ojalá funcionaran de verdad esas agujas, se podría poner remedio a tantas cosas… claro que también tendrían su peligro si cayeran en malas manos. En cualquier caso y en vista de su carácter, no creo que tu protagonista corra ningún peligro, puede dormir tranquilo.
    Ocurrente y divertido relato. Un abrazo, Ángel.

    1. Ángel Saiz Mora

      El protagonista parece buena gente. Se apiadó de su compañera damnificada, a la que luego restituyó en su puesto. También estuvo dispuesto a resistir los embates y envites del peligroso Menéndez, pero ewo no quita que las agujas en manos de Mariela sean un peligro; solo queda desear que ella las utilice, si llega el caso, únicamente de forma justificada, con medida y responsabilidad.
      Muchas gracias, Ana María
      Un abrazo

  4. Ángel Saiz Mora

    Quien siembra vientos recoge tempestades. Ya sabes también que, a veces, la mejor defensa es un buen ataque.
    Muchas gracias, Fernando.
    Un abrazo

  5. Rafa Heredero

    El vudú utilizado como justicia poética para un culo de mal asiento por su mediocridad. No está nada mal. Ahora bien, esa Mariela ha destapado la caja de los truenos. Cualquiera se enemista con ella después de saber de lo que es capaz.
    Un abrazo, Ángel, y suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Cuando todo el mundo se alegra del mal de alguien, sin posibilidad de ponerse en su lugar ni de un poco de piedad, la culpa no es tanto de todo el mundo, sino del sujeto objeto de este sentimiento. Mariela tiene cierto peligro también, sí. Mejor llevarse bien.
      Muchas gracias, Rafa.
      Un abrazo

  6. María José Escudero

    Aunque me posiciono en favor de readmitir a Mariela y me alegra que Menéndez haya tenido su merecido, yo me andaría con ojo. Queda claro que esta muchacha se defiende muy bien sola. Muy divertido, Ángel. Un abrazo y suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Lo que hay que desear es que no utilice su capacidad de forma arbitraria. Es de esperar que el protagonista se guarde muy mucho de contrariarla, consciente de sus destrezas.
      Nuchas gracias y un abrazo, María José.

    1. Ángel Saiz Mora

      Hay más de uno que merecería que le respondieran con punzadas a sus pullas, porque solo así, tal vez, se podrían enmendar, mediante una dosis de hiel bien dirigida, algunos no entienden otro lenguaje.
      Muchas gracias, Elena
      Un abrazo

  7. Rosa Gómez Gómez

    En este caso el mal ajeno está bien empleado. Aunque como más de uno Hadas comentado, cuidado con Mariela! Ahora han sido las posaderas de Menendez, qué será lo próximo que haga? Otro relato en ciernes…
    Una gracia!

    1. Ángel Saiz Mora

      Se empieza con las posaderas de un indeseble, pero no se sabe cómo terminará. Cuando se desata la artillería pesada la contención desaparece. Si que podría tener una continuidad de imprevisibles consecuencias.
      Gracias, Rosa.
      Un abrazo

  8. Jesús Navarro Lahera

    Divertido, con su toque social y un giro final de magia negra y vudú de lo más truculento y bien trabajado. Excelente microrrelato, maestro. Mucha suerte. Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      La magia negra, como todas las leyendas, puede que tenga su parte de verdad, por si acaso, mejor alejarnos de algunas agujas aviesamente empleadas
      Nuchas gracias, Jesús. Tú sí que eres maestro.
      Un abrazo

  9. Sara SH

    En más de una oficina les encantaría tener una Mariela, estoy segura. No obstante, como suele decirse, todo poder lleva consigo una gran responsabilidad, confío en que siga teniendo buen criterio y no use las agujas alegremente 😉
    Muy bueno el relato Angel, felicidades

    1. Ángel Saiz Mora

      Las cosas no son buenas ni malas en sí mismas, todo depende del uso que se haga de ellas. El criterio es algo fundamental.
      Me alegra que te guste, Sara.
      Muchas gracias y un abrazo

  10. Aurora

    Era de justicia, como pensó el protagonista al readmitir a Mariela. Aunque, por si acaso, por si dudaba, en la mente se le quedó grabada la imagen de esas agujas…
    Qué dolor, por cierto.
    Un relato estupendo, Ángel, con todos los ingredientes de regodeo, venganza, justicia y sugestión.
    ¡Abrazo!

    1. Ángel Saiz Mora

      Al margen de la justicia, esas agujas no las va a olvidar nunca. Y si que duelen, con solo pensarlo.
      Mil gracias, Aurora.
      Un abrazo

  11. Liliana

    Muy bueno, roza el límite de la burla ajena y el acoso laboral aunque a menudo este último es consecuencia del primero. Un problema lamentablemente muy actual y poco visual. Muchas gracias por darle luz con ese estilo humorístico a través de las agujas😉

  12. Ángel Saiz Mora

    El acoso laboral y escolar existe. En el ámbito del trabajo, además, en el que existe la competencia, el pisar cuellos para ascender peldaños está a la orden del día. No estaría mal alguna aguja para rebajar los humos a más de uno.
    Muchas gracias, Liliana.
    Saludos

  13. Blanca Oteiza

    Estupendo relato Ángel. Aunque tengo que admitir que tener una compañera de trabajo que se las gaste así, también da un poco de miedo.
    Un abrazo

  14. Jope!lo que yo daría con un muñequito como ese… Y de lo que sería capaz… Ufff, tu relato me ha hecho reflexionar sobre este tipo de cosas. Sería yo capaz… si tuviese el poder o la ocasión de… Da miedo entrar ahí, eh? Lo que sí que es verdad es que, si me concediesen un deseo, elegiría la Justicia, así con mayúsculas, como la de Platón, la de verdad, la ideal… Pero, claro, existe realmente? cuál es esa? Mira lo que has conseguido con tu relato, Ángel. No se me va de la cabeza!! Y eso que me reído un montón. Efectivamente, lo tiene todo. Enhorabuena!!

    1. Ángel Saiz Mora

      Hasta qué punto merecemos, por capacidad y cualificación, convertirnos en jueces, dictar sentencia y ejecutarla. Correríamos el riesgo de no actuar con verdadera justicia, o siempre quedaría el resquemor de no haberlo hecho, llevados por el interés personal, o la simple mala idea, ya sabemos lo interpretable que es todo. En cualquier caso, me alegra haberte hecho pensar un poquito y más aún haber propiciado una sonrisa.
      Mil gracias, Susana.
      Un abrazo

  15. Esperemos que Menéndez haya aprendido la lección. No se puede ir así por la vida. Entiendo perfectamente a Mariela, cada cual se defiende como puede. Aunque si fuera el protagonista tendría sentimientos encontrados respecto a ella. Por un lado, por haber hecho justicia readmitiéndola. Por otro, viendo de lo que es capaz, mejor tenerla como amiga, desde luego. Divertido e inquietante tu micro, Ángel. Un abrazo y suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Hay gente que no escarmienta ni aunque les pinchen, Menéndez parece proclive a ello, aunque también es verdad que esa molestia continua en salva sea la parte puede ablandar al más duro. A Mariela es mejor tenerla como amiga, si.
      Muchas gracias y un abrazo, Juana María.

  16. Barceló Martínez

    Hola, Ángel.
    Cuidado con el Karma, que funciona en muchas direcciones y no sé yo si considerará adecuadas estas artes y los beneficiosos rebotes que han producido.
    Un relato divertido, con un título bien ajustado.
    Un cálido saludo, mi apreciado tocayo.

    1. Ángel Saiz Mora

      El Karma, según dicen, puede ser como un bumerán, que acaba devolviendo lo lanzado. También está eso de que «quien siembra, recoge», o «quien siembra vientos, recoge tempestades».
      Me alegra que te guste, querido tocayo.
      Nuchas gracias y un abrazo

  17. Hola, Ángel. A mí me pasa como al oficinista de esta historia: también me hubiera puesto nerviosa ver a Mariela con un muñeco vudú peligrosamente parecido a Menéndez, y más imaginándola pinchando otro muñequito vudú peligrosamente parecido al narrador, aunque, por otra parte, él volvió a reincorporarla porque era lo que correspondía, así que sería muy mala si quisiera dañarlo a él, pero como dice el refran, «dicen las brujas no existen, pero que las hay, las hay»…
    Un micro «schadenfreude» con todas las letras, con tu sello de excelencia.

    Cariños,
    Mariángeles

    1. Ángel Saiz Mora

      En la versión musical de Paco Ibáñez del poema «El lobito bueno» de José Agustín Goytisolo, se habla de un mundo al revés, con un príncipe malo, una bruja hermosa y un pirata honrado. Esperemos que Mariela, que algo de bruja tiene, no sea malvada y sí, en cambio, agradecida, su benefactor no merece su magia negra.
      Muchas gracias, Mariángeles
      Un abrazo

  18. Enrique Mochón Romera

    Retratas tan bien a los tres personajes y planteas la situación con tanta eficacia que uno no desea nada bueno para ese arribista sin escrúpulos y sí todo lo mejor para los otros dos personajes. Todo apunta a que en esa oficina se va a trabajar mejor a partir de ahora, también a que el tal Menéndez va a vivir muy incómodo durante mucho tiempo. Enhorabuena por esta nueva y buena entrega de seres humanos del particular universo Saiz. Un fuerte abrazo y mucha suerte con ella, Ángel.

    1. Ángel Saiz Mora

      Apartado el elemento discordante, todo va a ser un poco más humano, efectivamente, en ese entorno laboral. A veces no queda otra, a grandes males, grandes remedios, ya sabes. Quizá, con el tiempo, Mariela extraiga esas agujas y Menéndez recupere su vida, aunque con la lección aprendida.
      Mil gracias, Enrique.
      Otro abrazo grande para ti

      1. Francisco Javier Igarrreta Eguzquiza

        Pobre Mariela, bueno, es un decir, porque menuda como las gasta. De los Menéndez, mejor no hablar. Muy buena historia, fiel reflejo del mundo laboral. Un abrazo y mucha suerte, Ángel.

        1. Ángel Saiz Mora

          Todo Menéndez merecería ser contrarrestado por una Mariela, para que hubiese un poco de equilibrio en el mundo laboral, tan despiadado a veces, como bien apuntas.
          Muchas gracias, Francisco Javier
          Un abrazo

  19. Borja Iglesias

    Me gusta el giro final. Esa preocupación del nuevo jefe de Mariela al intuir lo que le hizo a Menéndez. A pesar de la buena relación entre ambos, él queda a merced de ese poder que ella posee. Inquietante. Un saludo y suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Saber que Mariela le debe un favor y que él actuó como debía, no quita para que tenga muy presentes esas agujas, aunque sean ajenas.
      Gracias por tu lectura y tus palabras, Borja.
      Un saludo

Leave a Reply