Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

50. Y qué sabrá Platón del amor (montesinadas)

Frota con fuerza todo su cuerpo y deja que el agua caliente le abrase la piel. Es la quinta ducha, una por cada cliente, y no lo hace solo por higiene, que también; el agua hirviendo redime su conciencia como un ceremonial para recuperar la pureza y además le crea una doble capa de escamas que la hacen insensible al tacto áspero de las siguientes manos que la sobarán.
Dos pisos más abajo, en el local, su verdadero y único amor, un chico de su edad, unos veinte años, restriega con fuerza una bayeta empapada en ginebra sobre la barra de zinc, y en su imaginario caudal, arrastra la mugre de pensamientos de los hombres pegajosos, la grasa de sus palabras soeces y el veneno de las perversiones que en su mente no deben superar los cincuenta euros.
En su relación sólo cabe la ternura, los paseos por el río y el cine en los días libres. Para el resto, cuando llega el momento, ella misma paga a una de las chicas nuevas que llegan cada día. Él siempre se pone colorado, se avergüenza, pero al final cede por el bien de su relación y porque está muy enamorado.

 

2 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    No hay amor más puro que el platónico. Hay quien asegura que es el verdadero, situado al margen de cualquier interés particular, de contraprestaciones de cualquier tipo. Si ese sentimiento tan puro lo expresa alguien que considera que ofrecer su propio cuerpo, demasiado compartido, solo mancharía su hermosa relación, es que se trata de amor verdadero. Incluso llega a pagar a compañeras para que a él no le falte de nada.
    Algún día, tal vez, abandonen esa vida y terminen juntos en todos los sentidos literales del término. Supondría un borrón y cuenta nueva y una huida conjunta hacia adelante. Sería algo distinto, pero disponen de fundamentos para pensar que entonces les irá igual de bien que ahora.
    Un relato sobre una pareja peculiar que sabe mucho del amor, como también debió de saberlo Platón.
    Un abrazo y suerte, Manuel

Dejar una respuesta