Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

16. Azul celeste (MVF)

El rojo es una herida, como una amapola en un campo de otoño amarillo. El viento lleva, ladera abajo, un lazo rosa, fugitivo. Los ojos se alejan, pero la vista vuelve. Siempre vuelve. En la retina queda un vestido ondeando en el viento, una sonrisa. Un corazón atrapado en el tiempo. Un nombre que no se pronuncia. La memoria es una rama quebrada. El azul son unos ojos, de par en par abiertos.

8 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Que formamos parte de la naturaleza, aunque a menudo y por desgracia se nos olvida y la maltratamos, es algo que tú sabes bien y lo reflejas a veces en tus relatos, que siempre se leen con agrado. En éste, algo tan humano e intangible como los sentimientos, quedan equiparados a un equivalente natural, mediante el uso de metáforas que tienen mucho de poético. Hablas de recuerdos, de sensaciones en las que el corazón tuvo protagonismo, de un tiempo de encuentros que puede que fuesen placenteros, que hoy ya no lo son tanto, o de aquello, queda poco. Es el de ahora un tiempo que se ha detenido, una memoria rota, unos ojos tal vez con poca esperanza, vacíos. Da la impresión de que aquellas vivencias ya nunca podrán volver, solo queda alguna chispa que, de cuando en cuando, aflora de nuevo. Pienso que quedan a la interpretación de cada cual estas hermosas palabras. Es posible que tu protagonista se refiera a un amor que fue y ya no es, como también puede ser que su mente deteriorada cada vez tenga menos recuerdos.
    Un abrazo y suerte, Manoli

    1. Leer tus comentarios, Ángel, es descubrir cosas nuevas siempre. Me gusta esa lectura que haces, parece que al leer tus palabras me descubro, como si hubiese en mí dos personas, la que escribe y la que lees que no siempre coincide con mi primera intención. Esa es la magia, para mí, de la micro literatura, cuando un micro adquiere un significado nuevo en cada lector. Algunos dicen que una minificción ha de tener un único sentido, pero yo no lo veo así, me gusta dejar a veces un micro abierto y que el lector lo haga suyo.

      En este caso el texto comienza con una herida (roja como la amapola) que hace que el tiempo quede «detenido» una herida, que puede ser un abandono, o un percance, algo, una rama quebrada, física o psíquica.

      Muchas gracias por tu lectura y palabras, Ángel.

      Un abrazo.

    1. Muchas gracias, Angel José Vicente. En un primer momento escribí un texto con un final más explícito e impactante, en el que la «herida» se ve clara, pero después lo cambié para dejar abierta la metáfora de la «rama quebrada» puede ser una rama física o bien otra cosa, una grieta, una ruptura de lo apacible, algo que se queda en la memoria y el sentimiento.

      Saludos.

Dejar una respuesta