Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

87. El niño más bonito de Occidente (Alberto Jesús Vargas)

Juan Rondeño, buhonero, viajaba por los pueblos en su viejo carromato. Una túnica amarilla bordada de dragones era su ropa de trabajo y se hacía llamar Chino Huang. Con su rostro de aceituna maquillado de azafrán y el contorno de los ojos alargados a pincel, ocultaba un pasado bandolero y distorsionando su acento andaluz, pregonaba maravillas traídas, decía, del oriente lejano.  Lo mismo un pai pai con frescos aires del Yangtsé, que las doradas hojas del té que devolvía esplendor de juventud o el curioso bisoñé de pelo tan natural que crecía en la cabeza del que lo llevara, cualquier cosa podía salir de su baúl. Y aunque convencido de que cargaba una maldición que le condenaba a la soledad, un buen día encontró su mirada con la de una moza trigueña fascinada por aquel exotismo ambulante y sin dudarlo, le regaló su anillo de falso topacio imperial. Juntos desde entonces, siguieron haciendo camino y a la segunda primavera, la vida les premió con el pequeño Huanguito, un niño especial, de pelo amarillo y rasgados ojitos orientales. Sin duda,para ellos, el niño más bonito de Occidente.

12 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Un artificio, cuando se repite con insistencia en el tiempo, acaba por convertirse en realidad. Al final, Juan, transmutado en el chino Huang para ganarse la vida, acaba por convertirse en oriental y teniendo un hijo de esa raza, o tal vez es que ese niño tenía en realidad otro padre. De una forma o de otra, logró alcanzar la magia de formar una familia feliz, algo que parece corriente y no siempre lo es tanto.
    Una historia muy agradable y bien contada, con alguna circunstancia que deja el relato abierto, sin que ello interfiera en su final positivo y optimista.
    Un abrazo, Alberto. Buen verano y suerte

    1. La verdad, Ángel, es que el final queda un poco difuso, pero con este cuentecito he querido, de alguna manera, enviar un abrazo a esos “niños especiales con rasgados ojitos orientales” y a esos padres de los que tanto amor reciben. Gracias, una vez más, por tu comentario.

  2. Paloma Hidalgo

    Me gusta la historia de ese niño, el más bonito de occidente, por el optimismo que desprende, hasta te diría que me huele a limón recién cortado.
    Mucha suerte, Alberto, un beso.

  3. Pablo Cavero

    Relato lleno de objetos que vamos viendo, es muy visual. Historia graciosa con un final que deja libre interpretación. Suerte Alberto

  4. María Gil

    El exótico Oriente por los caminos de Despeñaperro -magnífica combinación- gracias a un pícaro que se hace querer. Muy, muy bueno

  5. Nuria Rozas

    ¡Qué tipo peculiar te has sacado de la manga! Con ese Huanguito tan especial… Que por supuesto será el más bonito para ellos y para cualquiera que te lea. 🙂 Bravísimo. ¡Suerte con él!
    Besosss

Dejar una respuesta