Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

58. De profesión tertuliana (Rosy Val)

Sí, de pequeña era tímida, muy vergonzosa, pero eso fue hasta los cuatro añitos, en cuanto cumplió los cinco desenvainó la rebeldía, también las palabrotas. Con ocho era la mandamás de la pandilla; si no se cumplían sus normas abandonaba el juego y se llevaba la pelota. A los nueve se metía en todos los jardines y alrededor de los diez empezó a elegir su propia ropa. Doce tenía y seguía en sus trece —los mismos contaba cuando se cansó del conservatorio y malvendió la flauta travesera—. A los catorce aseguraba que quería ir por letras, pero un año más tarde dejó el instituto y se fugó con uno de ciencias. Con diecisiete abriles dio a luz a su primer churumbel.

Actualmente busca empleo. A pesar de su mala educación y mal gusto por la vestimenta; su pésima dicción y doctorado en oídos sordos; la pérdida definitiva de vergüenza y progresión en lengua serpentina; la han fichado en cierto medio de comunicación de la prensa amarillista.

12 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Diariamente vemos que hay personas así, que han tenido oportunidades de formarse y las han desaprovechado para hacer su real gana. Pese a ello o, más bien por ello, la vida les “premia” con protagonismo al exhibir sus malos modos y peor ejemplo en público. Hasta venden libros con su biografía (que no han escrito) como si fueran bestsellers. Con todo, su inmerecido e incomprensible encumbramiento no es culpa suya, sino de quienes consumen ese producto como si no hubiese nada mejor en lo que emplear eso tan escaso y efímero que llamamos tiempo.
    Un relato que debería ser emitido al principio de cada programa del corazón o como quieran llamarlos, como advertencia de que pueden perderse neuronas y es un mal ejemplo para la infancia y la juventud. Un texto de crítica merecida y elegante al género amarillista.
    Un abrazo de verano y suerte, Rosy

    1. En efecto, Ángel, mi micro está basado en hechos reales. Ya sabes, no puedo evitarlo, no sé callarme… 😉
      Mil gracias por tu comentario.
      Un besote de 31º. (Pucela se derrite)

  2. Mira que podría estar claro desde el título pero…. hasta que no me los has contado, no lo he visto venir. Sí, parece la candidata perfecta.
    Qué perversión del lenguaje, ¿verdad?, con lo bonita y sugerente que es la palabra “tertulia”, tertuliano es alguien gritón e histérico que saber, lo que se dice saber, por no saber no sabe ni hablar.
    Me ha gustado, felicidades.

  3. Enrique Mochón Romera

    Que buen retrato, Rosy. Encaja a la perfección con más de una y más de uno. No sé que sienten o qué piensan estas personas cuando se acuestan o se quedan un rato a solas. Intuyo que nada satisfactorio. Pero, mira, ahí siguen. Yo antes culpaba de ello a quienes l@s veían, pero ya no culpo a nadie. Quizá sean estos malos tiempos en los que leer novelas de caballería ya sería un adelanto.
    “Doce tenía y seguía en sus trece”: genial. .
    Enhorabuena y mucha suerte, Rosy.

  4. Rosy, me guasta la agilidad con que cuenta la historia de esta “tertuliana”, que resulta ser un poco sinvergüenza. Es muy bueno, como critica a la prensa amarilla y como microrrelato. Suerte.
    Saludos.

  5. Gracias Beto, a veces un microrrelato también sirve para denunciar un hecho con el que no se está muy de acuerdo. Si en este texto tú has visto las dos cosas, no sabes lo que me alegro.
    Un abrazo y gracias.

  6. Manuela

    Seguro que los que se sentirían identificados con tu relato, estarán despellejando a algún famoso, no tendrán tiempo para leer.La cultura no vende.
    Buen relato
    Suerte
    Sonrisas mil
    Manuela

Dejar una respuesta