Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

06. Despistada equidad o las diferentes formas de tratar un marrón (Rosy Val)

Están sentados en un mismo banco de la comisaría. El más joven, en el medio, está aterrado. Ha robado una gallina y podría caerle un buen marrón; si lo encarcelan, quién cuidará de su madre y sus hermanos. 

El de la derecha respira tranquilo —su padre está en la oficina del jefe—, y se divierte mirando chicas ligeras de ropa en su Ipad. Se escuchan risas. Él sabe que, aparte de elegante y generoso, su papá cuenta los chistes como nadie. También hablará de hombres. De su condición; que son como son; no pueden evitarlo. Y de mujeres. De cómo van algunas.

El que está a la izquierda del banco es un hombre con cara de pobre. Uno de los guardias, parco en educación, se dirige a él espetándole que se ha desestimado la denuncia… «Su hija iba como una puta, muy provocativa». Encogido y evitando mirar a los presentes, huye arrastrando sus pies y su impotencia. 

Es hora de comer. El bien trajeado sale del despacho. Recoge a su hijo que restaba solo en el banco. Apaga su Montecristo con la punta de sus Louis Vuitton y reserva mesa para tres en un afamado restaurante de la ciudad. 

21 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Vivimos en un tiempo en el que muchos se llenan la boca hablando de derechos, de igualdad, cuando todos sabemos que las palabras se han vuelto más vacías que nunca y que la práctica es otra cosa, que la vara de medir no es la misma en unos casos y en otros. Un concepto básico como el del respeto es minusvalorado sin que por ello haya mayores consecuencias si quien lo hace forma parte de un determinado estatus y sabe tocar hilos invisibles, pero muy ciertos, para su propio provecho.
    Un relato que sabe tocar los puntos apropiados para producir punzadas de indignación, que mueve la conciencia, que hace detenerse y pensar. Todo ello sucede porque, aún siendo ficción, lo vemos posible y lo que es peor, actual.
    Un abrazo y suerte, Rosy

    1. Ya sabes Ángel, como casi siempre, mi relato está basado en hechos reales. No tengo imaginación para inventar… ja, ja, ja.
      Un abrazo más grande, si cabe, que el que te he dejado hace un ratito en tu relato.
      Gracias infinitas por comentar.

  2. María Jesús Briones Arreba

    Con pocas pinceladas retratas la sala de espera de una comisaria, y los personajes que esperan ser atendidos, aunque no todos lo serán por igual debido a imagen y parentesco.
    Buena suerte, Rosy, y un besito virtual.

  3. Salvador Esteve

    Un relato que nos hace reflexionar sobre las realidades que se cruzan con dispar suerte, según el estatus y las relaciones de poder. Muy bueno, Rosy. Un abrazo y suerte.

  4. towanda

    Hola, Rosy.
    Diferentes formas, verdaderamente, de enfrentarse a un marrón. Cuánto nos marca el lugar y la cuna en la que nacemos. Me resulta asqueroso cuando la justicia se enfanga y ‘favorece’ según qué apellidos tengas o número de ceros en tu cuenta corriente. En fin, que no te voy a dar la charla.
    Un micro social (de los que me encantan) que dice muchísimo de la sociedad en la que vivimos, pero como soy optimista sé que las cosas van a mejorar.
    Enhorabuena, caraguapa!!
    Un abrazo de esos que hacen antología.

  5. Milagros Sánchez

    Buen texto de denuncia social, afrontando el tema de la injusticia respecto a los más desfavorecidos en todos los aspectos. Una realidad, que por desgracia, continúa vigente, pese a tantas luchas sociales por los derechos humanos.
    Es meritorio tu destreza narrativa logrando transmitir al lector dicha impotencia e indignación.
    Cariñosos saludos, Rosy, y mucha suerte.

    1. Hola, Calamanda, la idea era esa, exponer el caso de tres personas ante la justicia y que fuera el lector el que sacara sus conclusiones para comprobar una vez más que la posición social, en uno de ellos, sí hace milagros incluso si la falta es punible.
      Mil gracias por pasarte por mis letras.
      Un abrazo.

  6. Rosy,muy bien contada la desigualdad ante la justicia, con los dos personajes que se enfrentan a ella desde orígenes opuestos. Por desgracia, no nos sorprende el resultado.
    Siempre son necesarios los relatos de denuncia social, al menos mientras la humanidad siga indiferente a las discriminaciones.
    ¡Besos!

    1. Rosy Val

      Carmen, veo que no queda muy claro que son tres los que se sientan en ese banco, aún así la intención es siempre la misma, la desigualdad ante la justicia.
      Un besote grande, y gracias por comentarme.

  7. ¡Qué asco me da!
    Si tuviera que elegir una palabra que concentrara las emociones que me has creado al leer tu micro social sería esa: «asco».
    Desde pequeña me dedicaba a las casas perdidas (la abogada de los pobres, me llamaban en el cole). Es que me repatean las injusticias que se crean alrededor de los débiles… Uf. Me saca de mis casillas. No me puedo callar. Ves, como ahora.
    Yu micro, muy conseguido!!
    Un abrazooo grande, Rosy.
    Menudo rollo te he metido 🙂

Dejar una respuesta