Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

65. EL RELOJ DE BOLSILLO (J.A. iGLESIAS)

Acariciaba su reloj de bolsillo, Antonio recordaba lo que su padre le contaba cientos de veces durante su vida.

«El día que naciste» le decía, «dejé a tu lado, sobre la cuna, este reloj tal y como hizo mi abuelo con mi padre y este conmigo» y siempre acababa con esta coletilla «Recuerda siempre hijo mío, que el tiempo nunca se detiene».

Frente a su cuerpo sin vida, aún joven, pensaba en el nexo  de unión tan especial entre ambos, él era su héroe, un sabio, todo lo que decía tenía sentido, hasta ese momento. Cuan equivocado estaba, el tiempo se había detenido para siempre.

Sacó el reloj de su bolsillo y lo guardo en el cajón de su mesilla, por primera vez en su vida.

Un año después a  Antonio la vida le hizo su mejor regalo, su primer hijo. Cuando lo tuvo en su regazo entendió el mensaje de su padre que trascendía por generaciones.

Salió corriendo del hospital materno, volvió jadeante poco después, sacó  el reloj de bolsillo, le dio cuerda y lo deposito sobre la cuna, junto a su hijo mientras decía » recuerda hijo mío que el tiempo nunca se detiene»

2 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Somos el único ser vivo de este planeta capaz de creer que el tiempo es moldeable, que puede durar más o menos según nuestras apetencias o intereses. Claro que sabemos que no se detiene por nada ni por nadie, pero a menudo preferimos vivir de espaldas a esta realidad. Quisiéramos ser eternos, pero a la vida le encanta recordarnos nuestra verdadera naturaleza transitoria. Tal vez esa conciencia nos haga, a veces, luchar duro por lo que merece la pena, como también disfrutar de los buenos momentos.
    Un abrazo, Juan Antonio.
    Suerte

Dejar una respuesta