Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

55. EXTRAÑAMIENTO (Belén Sáenz)

¡Cómo tiemblas, chica! ¿Estás asustada?

La señora no desatiende sus bolsas de la compra; el caballero apenas levanta la vista del móvil. Yo rebusco en los agujeros negros que horadan mis nervios desquiciados. Estoy en el andén, así que he metido el billete en el torno y bajado las escaleras mecánicas. Demasiado tarde. El hormigueo que me paraliza la garganta se propaga al resto de mis miembros. Es como mirarte en un espejo y extrañar tus propios gestos, lentos e inéditos.

Intento en vano despegar la lengua del paladar para responder a la amabilidad del caballero, de la señora. Y esa imagen mía que ya imaginaba ajena se distorsiona más, distanciándome de las demás personas.

Un lejano traqueteo y la megafonía anuncian la llegada del metro. Entonces se acercan. El caballero o la señora, preocupados porque estoy demasiado cerca del borde. Me rozan las mejillas encendidas, me agarran los puños apretados. No lo soporto. Sin pretenderlo, con una fuerza sobrehumana sobrevenida, arrastro al caballero de las solapas, empujo a la señora por los hombros. En el último relampagueo de sus miradas busco la paz y el descanso que ansío. Solo encuentro el miedo y la angustia que ya conocía.

9 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Una mente angustiada no es solo capaz de ejercer la mayor barbaridad contra su propia persona, sino también sobre otras, que además pretendían auxiliarla de buena fe.
    Miedo y ansiedad el de tu personaje, pero no menos el sus víctimas.
    Un relato sobre la búsqueda de la paz consigo mismo, una quimera que nunca nadie parece poder alcanzar del todo.
    Un abrazo y suerte, Belén.

    1. María José Escudero

      Cuando la ansiedad es irracional las consecuencias llegan a ser catastróficas, porque ningún arrebato explosivo conduce a la calma. El miedo y la angustia siguen ahí, al,acecho dispuestos a distorsionar la realidad y a negar el sosiego. Nos dejas una estupenda descripción de esas sensaciones que provoca ese miedo fóbico y que se convierte en un trastorno emocional grave. Mucha suerte, Belén. Un beso.

      1. Belén Sáenz

        El miedo y la angustia nos pueden llevar a reacciones tremendas y provocar verdaderas tragedias. Ojalá se empiece a tomar en serio la salud mental. Gracias por tu visita y besos, María José

    2. Belén Sáenz

      Qué suerte poder disfrutar de tu comentario y aprender de lo que ves en los relatos. Gracias como siempre, Ángel y un abrazo para ti también.

  2. María Jesús Briones

    He leído varias veces tu relato y no sé si tu «prota», es una suicida o una asesina, o piensa en una cosa y termina haciendo la contraria.
    De cualquier modo es terriblemente angustiosa la situación que nos presentas con una recreación muy visual de lo que es una jornada aparentemente normal del Suburbano madrileño.
    Enhorabuena, Belén
    Besito virtual

    1. Belén Sáenz

      Gracias por tu comentario,María Jesús. Siento no haber dejado claro el mensaje que quería transmitir, la irracionalidad de los actos que impulsan el miedo y la ansiedad. Besos para ti también

  3. Hola, Belén. A mí me pasó un poco como a María Jesús, pero entiendo que lo que empieza como un espantoso ataque de pánico de la protagonista, termina convirtiéndose en tragedia no sólo para ella sino para esos pobres transeúntes que querían ayudarla… Soy de tu misma opinión: la salud mental no es un «verso», como decimos aquí en Argentina, y se debe y debería tratar con la seriedad y atención que merece.

    Tremendo micro, pero no por ello menos bueno.

    Cariños,
    Mariángeles

Dejar una respuesta