Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

75. Guiños, mentiras y mensajes de WhatsApp (Salvador Esteve)

Reconforta ver que en tu sepelio el luto impregna tejidos y sentimientos, las lágrimas de dolor son un bálsamo para tu ego. Siempre he sido un bonachón, esposo y padre entregado.

Con más atención observo a mi hermano sumergirse en el escote de mi mujer, que le devuelve una prometedora sonrisa. Mis amigos, cabizbajos, parece que rumian su dolor, pero en realidad están ocupados mandándose mensajes por WhatsApp.

               Pablo

               ¿Quedamos mañana para jugar al póker? ♠♣♥♦

                Antonio

               Perfecto 👏

               Quique

               Ok, pero ahora que ha palmado el pardillo, ¿a quién vamos a desplumar? 😂

 

¡¡Cabrones!!

Observo a mi hijo, siempre le ha costado exteriorizar sus sentimientos. También él teclea el maldito móvil.

               Cariño, por fin podré salir del armario sin temor al facha homófobo de mi padre. Te echo de menos.

 

He pasado por sus vidas y no me han visto, ahora sí soy consciente de mi muerte. En un rincón acaricio a mi perro, que me mira fijamente y lanza una dentellada al aire.

Desolado me adentro hacia la luz que insistentemente me llama. Pero freno mi avance, una espesa niebla de venganza nubla mi rumbo, la ira ennegrece mi espíritu, aún tengo asuntos que ajustar en este infame mundo.

 

3 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Asistir al propio entierro es un ejercicio imaginativo que no sé si todos quisiéramos afrontar, pues podemos encontrarnos con una realidad diferente a la que tuvimos en vida y, sin embargo, auténtica.
    Dicen que quien muere descansa, pero la ira comprensible de tu protagonista, a quien tan pronto han dado por amortizado, puede que le haga quedarse como fantasma, para atormentar a esos mortales hipócritas que trató en vida.
    Incorporar algo tan cotidiano como whatsapp y emoticonos a un relato le hace actual, cercano, original y posible.
    Un abrazo y suerte, Salvador

  2. ¡Menuda decepción, pobre hombre! A mí, en su lugar, no sé si me darían ganas de morirme más rápido o de vengarme. Prefiero no tener la ocasión de elegir, porque ver que todos los más cercanos te traicionan, la mujer, el hijo y los amigos, tiene que ser motivo suficiente para sentir lo peor. Si su espíritu se hace notar un tiempo entre ellos, llenando de inquietud y desazón sus vidas, les estaría bien empleado. Porque, además, después de un desengaño tan grande, a ver quién puede descansar en paz. Muy potente y original tu propuesta Whatsapera. Me parece genial, Salvador. Siento no haberte comentado dentro del plazo. Suerte y un abrazo.

Dejar una respuesta