Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

70 JUBILACIÓN (Belén Sáenz)

—Ahora ya solo queda hacer las maletas. —dijo Ella con gesto ilusionado abriendo la espita. Él seguía cabizbajo, acariciando la paloma muerta, tibia aún entre sus manos. —Hemos hecho un buen trabajo aquí, a pesar de todo. —quiso consolarse. Sorprendidos por sentir tan pronto la nostalgia, incluso por sentirla, no pudieron evitar asomarse al confín de la Tierra para contemplar cómo las aguas iban reconquistando sus dominios. Fluían alrededor de sus pies con la sentencia de una cuenta atrás. Cubrían mansamente ciudades, derretían la altura de los árboles como azúcar cande y pugnaban entre sí por embeber las cumbres más altas. En su avance iban dando líquida sepultura a todos los seres de la creación. La luz del ingrato planeta azuleaba en una intermitencia agónica. —Dicen que en Venus han encontrado indicios de vida… —propuso Él. —No. Es hora de que descansemos, marido; el Jardín del Edén nos espera. Vio Dios que era bueno, y juntos partieron sin mirar atrás cuando despuntó el Sol en la mañana del octavo día. 

5 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Un relato que deja claras dos cosas: Hasta el mejor maestro echa un borrón o, lo que es lo mismo, nadie es perfecto, por divino que se crea. La paloma de la paz muerta simboliza el fracaso del intento. A veces lo mejor es admitir los errores y hacer borrón y cuenta nueva. Es lo que sucede en tu relato con un planeta mal llamado Tierra, anegado de agua como en una inundación bíblica, que no sería la primera. También queda cristalino que es el género femenino el más decisivo y resolutivo a la hora de la verdad.
    Por lo menos, algunos tienen la posibilidad de refugiarse en el Jardín del Edén, que ese sí que no tiene tacha.
    Un abrazo y suerte, Belén

  2. Siempre me gustó saber que la palabra «jubilación» viene de «júbilo», una palabra tan rebosante de alegría, a diferencia de la palabra inglesa «retired», que sugiere más bien que algo o alguien ya no cumple la función que cumplía porque ya no sirve… Si comparo a Dios y a su Diosa, ella se siente jubilosamente jubilada, queriendo tomarse sus tan merecidas vacaciones, y él retirado, hasta diría que arrepentido de acabar con la vida del ingrato planeta, de la paloma de la paz que aún está tibia entre sus manos… Si bien es un fin del mundo, esta tan bellamente contado que no da pena leerlo, más bien da placer…

    Felicidades, BELÉN, me encantó.

    Cariños,
    Mariángeles

Dejar una respuesta