Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

39. La broma finita (basado en hechos no reales) Jesús Garabato

Ni bajo la influencia de mis enésimos cigarrillo y café conseguía rematar la frase inicial de mi tan anhelada novela.  No soy tan tonto como para no reconocer que  «hacía un frío de la hostia» no resultaba lo más indicado para «Llovía mansamente mientras».  Quizás «del carajo» lo mejorara… Hube de aplazar mis elucubraciones:  acudiría a la presentación de Aiguontmaibeibi, el último bestseller de Manolo Molónez della Mirandola. Además, Avalancha Tulovales, tras su regreso triunfal de La Isba de los refamosos, introduciría el acto. Aquello pintaba realmente bien.

Apartando a los fans deseosos de una sonrisa de Manolo y de algún selfie con Avalancha, unos cuantos locos por la literatura accedimos a la librería. Ya acomodado, absorbí  todo cuanto escuché sobre las historias que tratan de  ese perdedor que tras vencer múltiples dificultades consigue llevarse a la chica o, a falta de chica, la pasta y/o la fama.

Tras concluir, por  fin,  mi “Al rojo vivo”, solo me queda decir que ya no fumo,  que nunca me gustó el café,  que a ver en qué coño voy a pasar ahora los veintidós  años que me restan aquí y, entérate, Manuel Rivas,  que los jodidos libros no arden nada mal.

 

 

22 Respuestas

  1. Bueno, Jesús, aunque adviertas en el título que el relato está basado en hechos no reales, resultan reconocibles los personajes y el evento, e incluso podríamos ponerle fecha en la víspera de su publicación. Lo tomaremos como la «broma finita» de la que también avisas. Me parece un buen «collage» de nuestro mundo de amantes de la escritura y los libros y bien traído el color de la covocatoria en el título del libro y en esa hoguera que anuncia el párrafo final. Enhorabuena.

    Como sé que te gusta regalar observaciones ortográficas o sintácticas que nos ayudan a todos a mejorar, te voy a premiar con una que seguro sabrás valorar. Ese «y/o» es como una especie invasora que nos viene del inglés. En esa lengua el «or» es excluyente pero no lo es en castellano. Que alguien se lleve la pasta O la fama, no excluye que se pueda llevar la pasta Y la fama. De nada y un abrazo.

  2. Como en toda caricatura, está todo tan exagerado que lo celebraremos con una sonrisa. Afortunadamente en la vida real todo es más sencillo y menos grotesco. Gracias Jesús por acompañarnos en una tarde noche desapacible en lo meteorológico, pero con el calor que desprenden las letras de los amigos. Sigamos sonriendo!!!

  3. Ángel Saiz Mora

    Un relato inclasificable, a causa de su naturaleza poliédrica. Por un lado, se trata de un homenaje hecho desde el cariño y la cercanía de alguien siempre dispuesto a aprender. También es una narración divertida, como bien anuncia el título, con nombres cambiados y esa advertencia de «hechos no reales» convertida en pura ironía. Un autor que termina una extensa novela rematando la frase de inicio no es muy usual, pero refleja un cierto afán de perfección; un personaje curioso que disfruta con la literatura ajena, con ojo atento, pero piensa que la que es capaz de generar debería ir a la hoguera.
    Ese autor a que no debería dejar de escribir. Tiene una calidad que nunca falta en los buenos escritores: la observación
    Un abrazo, Jesús

  4. Jaja, la releche eres Jesús con este texto. Un tiempo sin pasarme por aquí y ya no reconozco tus letras… ¿hace realmente tanto que no te leo o es que has cambiado de registro? En cualquier caso te aplaudo con ganas: «La presentación de Aiguontmaibeibi, el último bestseller de Manolo Molónez della Mirandola» no tiene igual y esa Avalancha… Vamos, una genialidad.

    Encantada de volver a leerte.

  5. Jesús Garabato Rodríguez

    Ante todo, muchas gracias, Rafa, Arantza, Ángel y Manoli por leer y comentar. Puede que me meta en un berenjenal, ¡como tantas veces!, pero voy a atreverme a dar alguna explicación «no pedida». Tenía pensado cerrar mi «ciclo literario activo» de tres años de duración, por diversos motivos; de hecho, en los últimos meses ya intervenía en pocos sitios y, cuando lo hacía, era adaptando textos ya escritos. Al día siguiente a la presentación en A Coruña de Black is black me dije que por qué no intentar hacer un «homenaje» (yo lo considero así) a los que en épocas no propicias tratan de llevar sus ilusiones a buen puerto. Aunque soy de muy pocas palabras y tampoco parezco la alegría de la huerta, preferí decantarme por una historia humorística y exagerada, pero creíble: la de un un escritor aparentemente sin talento pero insistente capaz de alguna locura por alcanzar su sueño. Como muchas veces hago en mis textos intenté jugar con algún tipo de intertextualidad, por decirlo de alguna forma: por ejemplo, la novela, interminable e imposible de leer, «La broma infinita» de Foster Wallace, que al quedarse en finita trata de contrarrestar la brocha gorda con que está pintado el texto del escritor aficionado; ese «llovía mansamente» (en la actualidad casi un «tópico inadmisible») de Rosalía de Castro, el título de Manolo Rivas, etc. Aunque a alguien pueda no parecérselo, está escrito con cariño y con respeto. Ah, cuando salga de la cárcel el autor ya le diré que corrija todo lo corregible, a ver si nos hace caso. Yo, por ahora, me apunto también cuatro «noes» en la misma frase y dos «tras» casi seguido. Bueno, mejor será que se acabe la broma. Muchas gracias, otra vez.

  6. Pilar Garrido Aláez

    ¡Pues a mi me ha encantado, Jesús!
    Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.
    Gracias por escribirlo.
    Un abrazo.
    Pili Garrido

  7. Josep Maria Arnau

    Un relato lleno de humor y juegos de palabras intertextuales. Esta broma finita rebosa literatura desde el principio hasta el final. ¡Homenaje conseguido! Que el escritor acabe entre rejas, pero consiga su objetivo literario es un digno remate. Enhorabuena, Jesús.
    Me gustaría poder seguir leyéndote.
    Un abrazo.
    Josep Maria

  8. Jesús, si hay que llevar un bocata al truyo, avisa y te frío unos calamares.
    Buen homenaje que en nada se parece a la vida real, o ¿sí? algunas cosas me suenan, o ¿no?
    Felicidades y suerte, es muy bueno y la ocurrencia, genial.
    Besicos muchos.

  9. Barceló Martínez

    Buenos días, Don Jesús. Su prosa destila fina ironía. Me he tronchado de risa con los nombres y en general con todo lo demás. Permítame usted decirle, querido caballero, que su talento no merece cárcel, sino libertad incondicional y que la frase final del relato lo remata de forma colosal.
    Le saludo con reverencia y sombrero en mano como usted merece, no más. Un abrazo.

  10. Salvador Esteve

    La percepción del talento es subjetivo nadie tiene la potestad de erigirse en juez para dictaminar su existencia. En nuestro caso, solo nos queda contar y escribir historias si con ello encontramos la satisfacción personal de crear mundos y personajes. El éxito no es una meta sino una consecuencia, es efímero y volátil.
    Me ha gustado tu relato, Jesús, y permíteme que te pida que no dejes de escribir, pues hay universos en la oscuridad que te imploran luz. Un fuerte abrazo.

  11. Maite Moreno

    Por causas ajenas a mi voluntad he estado fuera de estos lugares bastante tiempo, pero la recompensa es agradable, ? Jesús, eres tú, no te reconozco en este relato? Me ha gustado el tono y el pelín de ironía, la broma te ha salido genial. Espero volver a leerte y a ver si a partir de ahora entro a participar también. Enhorabuena.

  12. Blanca Oteiza Corujo

    Jesús, me ha parecido un buen micro, con la ironía justa y bien estructurado.
    También creo que si te gusta escribir, no debes dejarlo, ni perseguir la fama, tan sólo disfrutar. Y quien sabe, quizás alguna vez el éxito puede llamar a tu puerta.
    Un abrazo

Dejar una respuesta