Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

84. MELODÍA IMPOSIBLE

Hace mucho tiempo que no sonrío como entonces, cuando creía que siempre estaríamos juntos.

He olvidado tu cara y el sabor de tus labios, pero no la canción que sonaba cuando nos besamos por primera vez. Nuestro amor, ahora borroso entre fotos viejas, se inició con la banda sonora de Fleetwood Mac. “Sara, you’ re the poet in my heart. Never change, never stop”.

Parecía el preludio de un amor inquebrantable. Cuan equivocada estaba.

También recuerdo qué sonaba cuando me dijiste, sin atreverte a mirarme a los ojos, que habíamos terminado. La Luna asesina de Echo and the Bunnymen hizo añicos mi corazón. Se rompió en tantos trozos que resultó imposible arreglarlo.

Desde entonces odio las noches con luna.

Hace más de treinta años que acabó nuestro amor, eternamente efímero. Nunca he vuelto a enamorarme igual.

Por eso, cuando he escuchado tu voz junto al mostrador que atiendo, los primeros acordes de ambas canciones han sonado a la vez en mi cabeza, en una melodía imposible. Y ahora, frente a ti, intento dilucidar cuál de las dos va a quedarse sonando entre nosotros.

5 Respuestas

  1. Rafa Heredero

    Como homenaje a la música, y como forma de comentario alternativo, quiero compartir con vosotros una canción que esté relacionada con algún aspecto de vuestros relatos. Espero que te guste la que he elegido para el tuyo.

    ECHO & THE BUNNYMEN – The killing moon
    https://youtu.be/aVD1HRV8NqA

  2. Ángel Saiz Mora

    Una voz conocida, amada y odiada, dos canciones que suenan a la vez en la cabeza de tu protagonista, cada una representando un momento de su relación, la que tuvo con el hombre de su vida, aunque terminase en fracaso.
    Es lógico que todo vuelva ante su presencia, la sensación de desamor, pero también ecos de la ilusión inicial. Una contradicción en consonancia con un amor «eternamente efímero», que hace que su ánimo esté confuso, un contraste entre el cielo y el infierno, una «melodía imposible».
    Que terminen por vencer unos acordes u otros lo dirá el tiempo y queda a la imaginación del lector. Mientras tanto, podemos sentir su sufrimiento, como también su esperanza.
    Un saludo y suerte, Rosalía

Dejar una respuesta