Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

16. MIGRANTES (Carmen Cano)

Se había desatado una guerra en las ciudades que ahora estaban destruyendo.

Por suerte, fueron rescatados y huían en busca de nuevas tierras. Pero la desgracia persiguió al padre de familia: su esposa quedó petrificada al ver arrasada su ciudad, sus dos hijas lo embriagaron para yacer con él y encima la comida estaba sosa. Edith se había quedado con toda la sal.

16 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Creencias aparte, la Biblia es un libro de libros estupendo, plagado de fantásticas historias. Sodoma, las hijas de Lot y su mujer convertida en estatua de sal es una de ellas. Actualizar esta trama desde el drama actual de la migración forzosa, añadiéndole una dosis de humor negro relacionado con la sal, es una idea lúcida y muy divertida.
    Un abrazo y suerte, Carmen

  2. Las historias de Sodoma y la de Lot y su familia, además de resultar políticamente incorrectas en tiempos actuales, repiten el drama de la guerra y el exilio que la Humanidad nunca ha sabido resolver. Yo le he añadido una pizca de sal en el desenlace, en un intento de suavizar los hechos.
    Muchas gracias, Ángel. Un abrazo.

  3. Está claro que éstos no eran unos migrantes cualquiera… ¡Mirá por dónde una viene a enterarse del nombre de la mujer de Lot! Y mirá cómo, de tu mano, con tus buenas letras, se reescribe y resignifica esta historia que tantas veces, por tantos años, una oyó, quizás casi sin prestarle atención, en el catecismo y en la misa.

    No se trata sólo de saber (re)contar, sino cómo y con qué palabras, y a las pruebas me remito.

    Te felicito, CARMEN; me encantó.

    Cariños,
    Mariángeles

    1. Hola, Mariángeles. Pensando en blanco di con la estatua de sal de la mujer de Lot a la salida de Sodoma. De ahí a contarlo aportando algo nuevo, es el lector quien lo debe juzgar.
      Muchísimas gracias por tus palabras. Es un placer tu visita. Besos.

  4. Barceló Martínez

    Hola, Carmen. Me gustan los relatos muy cortos cuando funcionan bien, y éste lo hace. Te ha quedado la mar de salado ja,ja,ja.
    Un abrazo y mucha suerte.

Dejar una respuesta