Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

Mnstrscp2019 – R1 (personajes)- E18

Los participantes con los alias :

LA REINA DE LAS NIEVES– EL PRINCIPITO– RIP VAN WINKLE

  • * deberán escribir un texto de MÁXIMO 150 palabras
  • * antes del domingo día 10 de noviembre a las 12 de la noche (hora peninsular española)
  • * que contenga la palabra : COLUMPIO
  • * que nos hable de tu propio personaje. Hasta ahora nos han contado muchos muchos cuentos, peroo ¿cuál es la verdad? Cómo fue tu infancia, qué te llevó a ser como eres, qué ha sido de ti 30 años después, ¿de verdad fuiste feliz y comiste perdices? o cuéntanos un episodio del cuento que nunca vio la luz, ya sabes, las tomas falsas, queremos saber más de ti

 

Recuerda : no dejes tu texto en los comentarios de esta entrada, sino AQUI

Para votar AQUI

 

4 Respuestas

  1. Genio en nombre de Rip Van Winkle

    El árbol de la vida de Rip Van Winkle

    Sé que todos creen que dormí veinte años en una sola noche, pero la verdadera historia es que no dormí una sola noche en veinte años. Abandoné a mi familia. Me dediqué a vivir todas las vidas posibles que se diversificaban ante mí como ramas de un árbol. Fui pobre, rico, mercader, soldado, maestro, alcalde, pescador… Viajé por el mundo. Otras mujeres me quisieron, pero antes de amarlas, me despedí.
    Al cabo de veinte años, solo y cansado, volví a mi casa. Divisé a mi hija jugando alegremente con un niño —mi nieto— en el columpio. Luego vi a mi mujer. Quise hablarle, pero un hombre la tomó de la cintura, le murmuró algo y sonrió feliz.
    Me marché. Mi familia era ahora un árbol florido. Hubiese dado todas mis vidas por morirme a su sombra, disfrutar de sus frutos…, pero era tarde: nunca había estado para cuidar la raíz.

  2. Genio en nombre del Principito

    Koan del Principito

    —Dibújame un cordero— me espetó el nuevo al acabar mi presentación sobre las cuentas de la compañía. El silencio cortaba el aire mientras los consejeros delegados intentaban entender la metáfora lanzada por el gurú de las finanzas fichado para reflotar la empresa.
    Tragué saliva y pregunté: — ¿Un cordero?
    —Aja— asintió el joven rubio de levita que contemplaba las puestas de sol desde el columpio que se hizo instalar en la azotea.
    Arriesgué con una respuesta rompedora: —El éxito de la compañía está en sus números, no en su cabaña ovina.
    Nadie me rió la broma. El gurú, al que llamaban “El Principito” sacando una flor del bolsillo dijo: —Esto es la empresa, si no sé si tu cordero la protegerá o se la comerá, no hay cifras que valgan. Lo esencial es invisible a los ojos.
    Hoy soy un número más en las listas del paro.

  3. Genio en nombre de La Reina de las Nieves

    AÑORANZA de LA REINA DE LAS NIEVES

    Dicen que tengo el corazón de escarcha, pero lo cierto es que es pura fachada. Yo deseaba que Kay se quedara conmigo, aquel niño tan rubio y tan pálido encajaba a la perfección en el lugar del hijo que nunca tuve. Pero esa entrometida de Gerda no paró hasta encontrarle.

    En el fondo no era infeliz aquí, lo recuerdo balanceándose en el columpio de hielo que construí para él. Cuántas risas en aquellas gélidas tardes, cuánta complicidad haciendo guerras de nieve… Su recuerdo es tan fuerte que cada vez que pienso en él algo dentro de mí se derrite.

Dejar una respuesta