Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

Mnstrscp2021-R2-E20

Los participantes con los alias: ESPECTRO, PICASSO y DRÁCULA

 

Tendrán de plazo hasta las 23:59 horas de España peninsular del sábado 25 de Septiembre del 2021 para escribir un microrrelato que cumpla con las siguientes bases:

 

  • *Título : Una sola palabra
  • *Relato : 123 palabras MÁXIMO (título no incluido) y debe reflejar uno de los 7 pecados capitales (Ira, Lujuria, Envidia, Soberbia, Pereza, Gula, Avaricia) 
  • *El estilo y tema es completamente libre, pero el relato debe estar basado, como inspiración, en la siguiente fotografía

Una vez enviado ya no se podrá editar el relato.

Enlace para que los 3 participantes envíen su relato AQUI 

 

Votación del encuentro (se activará cuando se hayan presentado los 3 relatos). Recordamos que solo se permite el voto a participantes del concurso y del blog. Uno no se puede votar a sí mismo.

4 Respuestas

  1. Mel

    ESTRELLA-DO (ira) de PICASSO

    Estaba parado ante el semáforo pensando en mis cosas, cuando sus luces cambiaron y ni me enteré. Me sobresalté cuando todos los coches empezaron a pitar, estaba paralizado,no sabía qué pasaba, no atinaba a meter la marcha.
    Pisé el freno, el embrague y el coche se caló. De nuevo el semáforo se puso en rojo. Alguien desde mi derecha me enseñó el anillo que llevaba en el dedo corazón, otro me confundió con algún conocido pues gritaba ¡Ramón! ¡Ramón!.
    Los conductores que venían tras de mí me invitaron a bajar del coche y, yo ignorante… bajé.
    Iluso, creía que me habían confundido con alguna estrella del fútbol.

  2. Mel

    Catarsis (lujuria) de Drácula

    Entre las aquí presentes creamos un grupo de apoyo para afectadas por Alberto el “Morfeo del semáforo”. Así lo llamábamos, porque trabajaba —y nos abordó— en ese punto. Martillo hidráulico en mano, hacía vibrar la calle, mientras el cosquilleo subía por las piernas. Al atravesar el paso de cebra, las luces del semáforo se inflamaban con una bioluminiscencia escarlata. Así eras elegida. Alberto conquistaba con pasión. Te poseía con ternura. Hasta que te apretaba la garganta. Al besarte, sentías cómo succionaba la vida.“Y también placer”, admito culpable. Lo veo en el cabello alborotado de Alba, en las mejillas hundidas de Electra, en el pellejo cada vez más pegado al cráneo de Leonor, en todas las aquí sepultadas bajo este árbol de luz.

Dejar una respuesta