Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

43. NUNCA JAMÁS (Belén Sáenz)

-I-

El osito de trapo yacía boca abajo al pie de la cama. James, dieciséis años recién cumplidos, se hacía el dormido con una mano nervuda, exigente, aferrada al almohadón. La luna que se colaba por el tragaluz frenó súbitamente una silueta menuda que se aproximaba, que empezaba a crecer. En lugar de pedir cuentas por aquellos oscuros juegos victorianos, Peter Pan desplegó los brazos y salió volando por la ventana.

-II-

Soy capitán. Después de tantos años distanciados me hizo ilusión que mi hermano pequeño acudiera a la graduación en la Academia Naval. Le sentaba bien aquel curioso traje verde. La rubia que le acompañaba era increíblemente etérea, como un hada disfrazada de libélula. Me sorprendí a mí mismo palpando su espalda cuando la saludé, como si esperara que tuviera alas. Propuse una ronda por las tabernas del puerto para celebrar el reencuentro; bebimos como piratas. Cuando desperté a la mañana siguiente, Peter me había cortado una mano con mi propio sable y tenía implantado un garfio. No siento dolor físico, aunque he desarrollado fobia a los cocodrilos y los relojes. Sí me duele que el perdón y la redención no existan en la eternidad de la ficción infantil. Somos personajes.

13 Respuestas

    1. Belén Sáenz

      Hola, compi. Mucho garfio, sí, jajjaja. Me ha encantado tu visita y gracias por tu comentario. Tú también has conseguido la proeza de adelantarte a Ángel, nos va a tomar manía ;o)

  1. Ángel Saiz Mora

    Ahora se comprende el odio visceral del capitán Garfío, de nombre James, hacia ese niño volador y aventurero que no quiso crecer, que sabía que no iba a nadie sin un antagonista a su altura, por eso convirtió en pirata a un prometedor oficial de marina, cortándole la mano e insertándole un apéndice en su lugar. Ellos hubieran seguido otro camino, pero como bien se dice al final, son personajes en un papel que les ha sido asignado y no otro, que alguien ha elegido por ellos.
    Una explicación imaginativa sobre los orígenes de uno de los piratas más emblemáticos de la literatura universal. Un homenaje en dos partes, muy interesante y distinto.
    Un abrazo y suerte, Belén

      1. Belén Sáenz

        Gracias siempre, Ángel. Me maravilla tu capacidad de análisis y las lecciones que aprendo de ellos. Es una gran suerte tenerte siempre ahí. Un abrazo.

  2. Alvaro Abad

    Garfio y Peter, Peter y Garfio, y los demás… Una de esas historias que de pequeño pasé por alto. Siendo adulto y leerla a mis hijos (y ver la peli 🙂 ), he entendido el mensaje de fondo, y así se lo he transmitido a mis vástagos. Por ello la considero, bien explicada, instructiva a la vez que motivadora.
    Es por lo que considero que valdría la pena una revisión de la obra para que se incluyera tu genial relato como “capítulo invitado”.
    Enhorabuena Belén, suerte y abrazo.

    1. Belén Sáenz

      Sí que tiene mucha miga la historia de Pan, Álvaro. Qué bien que la estés transmitiendo a tus hijos y no se pierda en el olvido, aunque mi “capítulo invitado” no es muy apropiado para público infantil, te agradezco tu comentario y me alegra que te haya gustado. Besos para ti también.

  3. María Jesús Briones Arreba

    Belén, tienes una forma de escribir muy personal y tu punto de vista y lenguaje son sobresalientes.
    Así queda demostrado en este relato de símbolos literarios.
    Nunca jamás defraudas.

    Un besito virtual.

    1. Belén Sáenz

      Oh, muchas gracias, María Jesús. Sí que he recurrido a los símbolos y me alegra mucho que los aprecies porque siempre me queda la duda de si he logrado transmitirlos o no. Besos virtuales para ti también.

  4. Me gusta tu propuesta, Peter siempre ha sido uno de mis favoritos, no en vano creo que tengo en casa una “reedición” al que, eso sí, bautizamos con otro nombre. Es interesante ese punto de maldad que añades a la personalidad del hermano pequeño, ya que casi siempre se supone que los celos los tienen los mayores por ser destronados.
    Mucha suerte, Belén.
    Un beso.

    1. Belén Sáenz

      Gracias, Paloma. Qué alegría volver a leerte e incluso verte hace poquito. Más que maldad del pequeño Peter, lo que he querido reflejar es las consecuencias derivadas del abuso que sufrió en su infancia. Besos y suerte para ti también.

  5. Interesante el origen que les has creado a unos personajes tan conocidos. Difícil ejercicio, para salir “vencedora”. Pero lo has conseguido, Belén, como siempre. Has dado la vuelta a la tortilla y tus personajes resultan más que creíbles, redondos.
    Un abrazo grande para ti.

    1. Belén Sáenz

      Gracias, Amparo. Qué alegría reencontrarte también. Me gusta que te hayan llegado los personajes y que los veas creíbles, es una de las grandes inseguridades que tengo a la hora de poner los relatos ante los ojos de los lectores. Besos y abrazos para ti.

Dejar una respuesta