Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

37. Rebelde

«La que con verde se atreve, por guapa se tiene». Este antiguo refrán, válido también para el género masculino, fue el que le dio la novedosa idea al gobernante: Ordenaría a la población más favorecida que se vistiera de ese difícil color. La estrategia sirvió y, en poco tiempo, con una sola mirada aérea, era capaz de catalogar a todos los habitantes según su belleza o —era una desviación estadística inevitable— el concepto que cada uno tuviera de sí mismo.

A la vista del éxito de la medida, decidió ampliarla y, dependiendo de los intereses y necesidades administrativas, dispuso que los deprimidos se vistieran de negro, los felices de blanco, los enamorados de rosa, los entusiastas de amarillo, los místicos de púrpura, etcétera. A los inestables y bipolares se les permitió, en clausula anexa, vestir de rayas y, para aquellos que tenían matices en su rasgo predominante, creó un listado de complementos —corbatas, sombreros, cinturones o bolsos—, de variados colores para su clasificación.

Un día las fuerzas de orden detuvieron a un ciudadano que se paseaba con el torso desnudo. El presidiario hoy viste de negro, y los ciudadanos usan complementos, más o menos disimulados, de igual color.

2 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Los gobernantes han de administrar los bienes comunes y pensar en el bien general, e incluso en el particular si ello es posible. Cosa muy distinta es, bajo cualquier excusa, clasificar a la población para tenerles controlados, no para una mejor gestión, sino con el fin de detectar la más mínima disidencia que haga peligrar su estatus y su poder. El orden es necesario, pero las listas las carga el diablo. Tu ciudadano rebelde, con un simple gesto, ha iniciado una pequeña revolución. El resto de la población, por solidaridad, lógico y pura instinto de libertad, han comenzado por los complementos, poco a poco. Es un comienzo. Si todos a la vez se rebelan con su indumentaria no habrá formar de pararlo.
    Interesante relato, Ezequiel, que demuestra que los detalles son importantes y muchas cosas empiezan con uno.
    Un abrazo y suerte

Dejar una respuesta