Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

58. Sonidos de un cuerpo desocupado

Estoy tumbado. Podría ser arena o hierba fresca. La certeza de no tener nada que hacer me lleva a palpar mi cuerpo. Lo encuentro desnudo y, lejos de perturbarme, me reconforta como solo reconforta lo natural.

Percuto mi abdomen, provocando un tamborileo. Es divertido. Alterno golpes con ambas manos, creando un ritmo sencillo que pretende parecerse al de “We will rock you”. Sonrío recordando cómo la cantábamos en el coche, durante los viajes de las vacaciones.

Redondeo entonces la boca, como para decir “u” y percuto la mejilla tensa con el tercer dedo, resonando mi cavidad oral como un pequeño cántaro vacío. Modifico la abertura de la boca para emitir diferentes tonos e interpreto “Oh! Susanna” en Mi bemol de forma aceptable, como hacía para mi hermano.

Acaricio la piel de mis brazos y la lenta fricción emula la eterna rasgadura de la aguja que acompañaba al sonido del tocadiscos cuando mi madre ponía una y otra vez aquel vinilo de “Mediterráneo”.

Mi corazón se acelera, latiendo con la fuerza de las baterías electrónicas de los ochenta. Como en aquella “Beat it” de Michael Jackson. Lo había olvidado, pero, por entonces, yo solo quería tener una cazadora de piel roja.

4 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Con razón dicen que quien se aburre es porque quiere. Tu personaje tiene una gran vida interior, solo con su cuerpo tendido, sin más accesorios y sin apenas moverse, es capaz de montar un pequeño popurrí musical, con acceso libre, además, a sus recuerdos.
    De vez en cuando es sano detener este tren de velocidad desbocada que llamamos vida, mirar un poco atrás y regodearnos en nosotros mismos. No se lo he escuchado a ningún psicólogo, pero tu relato, además, de simpático, es muy convincente.
    Un abrazo y suerte, Salva

  2. Hola, Ángel, amigo!
    He dejado ahí unas pinceladas para que cada uno pinte su cuadro…
    Mi idea, queno tiene porqué ser la buena, esque esa vida interior del narrador en primera persona es una vida interior que llega fuera de plazo,como una revisión inspirada en los sonidos del propio cuerpo y guiada por un itinerario de recuerdos musicales…
    Recuerdos que ya estaban olvidados y, por fin, afloran.
    Gracias, como siempre, por tu presencia en mis micros y en su historia.
    Abrazo fuerte!

Dejar una respuesta