Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

06. VIAJES DE PLACER (Ángel Saiz Mora)

Sus ojos rebosaban deseo, nada que no hubiese visto antes, pero había más en esa mirada; supe leerlo, aunque fuese analfabeta, obligada a prostituirme al final de una guerra perdida. Me arrojaron como entretenimiento a su celda de condenado, para humillarnos a los dos.
En lugar de quitarme la ropa, me susurró que simulásemos con respiración entrecortada y sonidos lo que aquel carcelero quería oír. El guardián pronto puso fin a la visita, con una sonrisa maliciosa. Mientras escudriñaba mi escote, el reo lo sorprendió con un banquetazo. Se puso su uniforme y logramos cruzar la frontera.
Días complejos. Noches gozosas. Nunca habíamos salido del pueblo.
Aprendí las letras en el país de acogida, de donde no nos movimos durante años, aunque transitamos todos los caminos que es posible dibujar en la piel. El apasionamiento dejó una estela de siete hijos.
Pese a la formación tardía, mis poemas, de marcada sensualidad, han llegado a los cinco continentes.
Actualmente, ya octogenarios, cumplimos el sueño de recorrer el mundo; como todo lo que hacemos, de forma intensa. Lo más excitante son los hoteles, además del rastro de denuncias en comisarías por escándalo público.
Juramos que los jadeos nunca más serían fingidos.

51 Respuestas

  1. Rafa Heredero

    Me han encantado tus viejicillos lujuriosos. Espero que sigan muchos años por esos mundos acumulando denuncia tras denuncia.
    Un abrazo y mucha suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Viven como creen que deben, sin preocuparles las convenciones, conscientes de que la existencia es efímera y aprovechando cada momento juntos. Qué otra cosa es la vida sino la búsqueda de la felicidad, de una manera o de otra. Ellos tienen la suya.
      Gracias, Rafa.
      Un abrazo

  2. J u a n

    ¡Já! ¡¡Qué bueno Á n g e l!! Sobre todo me complace con sonrisa batiente el final. Tu micro hace desfilar una vida en un plis plas, génesis de dolor y escarnio, execrable, pero avanza el argumento y resulta entretenidísimo y los protagonistas triunfan, resultan ser un elenco amenísimo de anécdotas y qué bueno y octogenarios sean la pimienta y la cayena del barrio¡¡¡¡¡¡¡Ellos sí que tienen cosas que contar!!!!!! ¡¡¡¡¡¡¡Son Mis Héroes!!!!!!!! Esto que has escrito es como las sagas de mi mocedad, por ejemplo «Centennial» pero con el virtuosismo de un micro celérico. Por cierto, te parecerá una tontería, pero el detalle de tener «siete» hijos (¡¡¡¡¡¡¡cifra cabalística !!!!!!!) me hechiza, entre otras cosas porque yo soy el mayor de seis y no hay nada como una familia numerosa. Creo que te has empleado muuuuuuy a fondo con esta obrita, qué acierto.
    ¡Cuídate, para continuar «desta guisa» tan bárbara!
    ¡¡¡¡¡¡¡A Tus Pies, Salado!!!!!!!

    1. Ángel Saiz Mora

      Se trata de unos personajes que, de forma individual, todo lo tenían en contra, pero juntos forman una alianza que supera cualquier dificultad, al tiempo que rompen tapujos y buscan la dicha. Una pareja que ha tenido siete hijos, aunque hoy pueda parecer algo inusual y también parezca simplista lo que voy a decir, es porque se han querido mucho.
      Por otro lado, ser hijo único, tener hermanos, ser el mayor o el del medio, todo condiciona y también enriquece. Seguro que esas circunstancias han influido en tu amor por las letras.
      Muchas gracias por leer y comentar, Juan
      Un abrazo

  3. Hay cosas que no necesitan tener letras para que alguien las pueda leer, y jadeos que, sin tenerlas, describen todo un mundo de vida y sensaciones… Es el caso de esta pareja en apariencia tan despareja y que escape y aventuras mediante, terminó tan pero tan bien avenida que, tras dejar esa estela de siete hijos, se sigue descubriendo en el amor, hotel tras hotel y ya, por suerte, sin carceleros mirones de por medio… Hay viajes de placer que son un placer de viaje, como el de ellos dos, que vos, Ángel, nos contás tan pero tan bien…

    Un micro con el deseo y la pasión a full.

    Me encantó, amigo.

    Cariños,
    Mariángeles

    1. Ángel Saiz Mora

      A veces el destino une a las personas de la forma menos esperada, pero, a veces también, acierta de lleno. Esta pareja tan bien avenida y tan activa llevó a cabo una trayectoria impensable sin estar juntos. La vida es un viaje en el que tener buena compañía no se paga con nada.
      Me alegro que te haya gustado Mariángeles.
      Mil gracias y un abrazo.

  4. Aurora

    Ángel,
    Me parece magnífico como superan las adversidades y juntos disfrutan de la vida sin complejo alguno. A todo gas y sin apagar el principal motor de sus vidas que es el amor que se tienen.
    Me ha gustado mucho!
    Abrazos

    1. Ángel Saiz Mora

      Las adversidades, entre dos, se superan mejor. También los buenos ratos se disfrutan el doble. Algún día se les terminará todo, pero nadie podrá quitarles las vivencias ni lo que han construido juntos.
      Muchas gracias, Aurora.
      Abrazos

  5. María José Escudero

    Está pareja, a pesar de la adversidad, supo conectar desde el principio y aprendieron y emprendieron juntos los caminos del amor. Amor del bueno, apasionante, liberador… Estupendo, Ángel. Un beso y mucha suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      Puede que tras la pasión no siempre esté el amor, pero no es el caso de esta pareja. Una relación tan intensa desde el principio, sin que decaiga, tiene que tener el mejor contenido.
      Muchas gracias, María José
      Un beso

    1. Ángel Saiz Mora

      Si nunca se habían reprimido, tampoco tenían motivos para hacerlo con una edad avanzada, en la que ya se está a vuelta de todo.
      Muchas gracias, Pablo.
      Un abrazo

  6. Hay vidas que se escriben verso a beso, letra y pulso o paso a paso, llenando todas las páginas por rellenar, de todo lo que ellos solamente saben que es lo que los va a llevar al final. Muy bonito y lleno de vida, que es al fin y al cabo lo que nos apasiona a todos.
    Mucha suerte Ángel.
    Besicos muchos.

    1. Ángel Saiz Mora

      Mucha vida y muchas ganas de vivirla no se les puede negar a estos personajes. Esa capacidad suya para sentir y vivir de esa manera y mantenerlo en el tiempo probablemente sea un ejemplo a seguir.
      Muchas gracias por leer y comentar, Nani.
      Besos

  7. Salvador Esteve

    De la pasión disfrazada al viaje hacia la locura del amor verdadero. Un relato que se recorre junto a los protagonistas escuchando los sonidos gozosos de la felicidad plena. Muy bueno, Ángel. Un abrazo y suerte.✍

    1. Ángel Saiz Mora

      Lo que comenzó, como medida desesperada de supervivencia, como esa pasión disfrazada que tan bien has definido, termina con pasión auténtica y duradera, que no es una postura hueca o impostada, sino que tiene como base, efectivamente, lo más parecido a la felicidad que pueden llegar a desarrollar dos personas.
      Muchas gracias, Salvador.
      Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      El destino se sirve a veces de caminos impensables para unir a las personas, que tanto más conectan cuantas más adversidades han pasado juntos. El placer y la ilusión sin límites de sus últimos años demuestran que han aprendido a vivir y no piensan dejar de hacerlo.
      Me alegra que te guste, Virtudes.
      Muchas gracias y un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      El amor, unido a eso que llamamos destino, resulta siempre tan caprichoso como imprevisible. Un instante mágico que prende una llama que, algunos, saben mantener en el tiempo. Llegados a cierta edad, con la amenaza de la parca más cerca, desaparecen rodeos, remilgos e inhibiciones.
      Gracias por leer y comentar, Rafael.
      Abrazos

  8. Paloma Casado Marco

    Lo que bien empieza, bien acaba es un refrán que se ajusta bien a tu historia. No solo hay pasión en ella, también respeto y compasión, tres ingredientes del amor.

    1. Ángel Saiz Mora

      La pasión sin amor puede desencadenar incendios repentinos, pero a la larga pasajeros si no están apuntalan con algo más detrás.
      Muchas gracias, Paloma.
      Un abrazo

  9. Barceló Martínez

    Hola, Ángel.
    Creo que un punto a destacar en este relato es la marcada elipsis temporal, aquí hay toda una historia además de la que se cuenta. Sorprende como el narrador, con su oficio, es capaz de hacer un recorrido que abarca prácticamente una vida entera en una cuantas líneas. Si eso fuera poco, rematas el relato con un frase que sería estupenda para participar en el famoso concurso de la SER (Relatos en cadena): «Juramos que los jadeos nunca más serían fingidos». Lo que sería una pasada es que el relato de la próxima convocatoria, sea cual sea el tema, lo empezaras con esa misma frase. Ahí te dejo la propuesta.
    Un abrazo, estimado tocayo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Probablemente a ti también te suceda algo parecido. Cuando nos proponemos escribir sobre un tema concreto, parece que tenemos delante un camino larguísimo; después, cuando nos ponemos, el número de palabras se queda corto y no hay otra que contar mucho diciendo poco, o intentarlo.
      En el célebre concurso al que aludes ha habido frases más comprometedoras (aún) y, lo que es peor, más complejas. Si con la que termina esta pequeña historia a ti te parece una posible fuente de inspiración ya me quedo más que satisfecho.
      Agradezco mucho tu lectura y tus palabras. Estoy deseando leer tu propuesta.
      Otro abrazo para ti, tocayo.

  10. Hola, Ángel, lo dramático del micro acaba con el banquetazo al guardián mirón, que al leerlo me ha arrancado una carcajada. Luego la vida de esta pareja es verdaderamente apasionante y fructífera. La narradora y protagonista pasa de ser analfabeta y ejercer por necesidad la prostitución, a ser madre de siete hijos y adquirir una formación tal que la encumbra como poeta. Por supuesto todo junto al compañero de prisión, con el que a pesar de las adversas circunstancias experimentó un verdadero flechazo; pasión y deseo que siguen manteniendo y no precisamente con discreción ya que son objeto de escándalo y denuncia. Y ahí siguen, octogenarios y recorriendo el mundo hotel tras hotel, disfrutando de una vida plena y placentera. Me ha encantado tu propuesta. Mucha suerte y un abrazo.

      1. Ángel Saiz Mora

        Las vidas nunca son lineales. Hay en ellas vaivenes, altibajos y momentos difíciles, algunos, incluso, críticos. Esta pareja, que se conocieron en las circunstancias más adversas, supieron combinarse para salir adelante y, a la postre, para no separarse jamás, sin dejar de disfrutar, en lo posible, cada momento juntos. Son personajes de ficción, pero creo que a muchos no nos importaría cambiarnos un poco por ellos. Una existencia bien aprovechada, apasionante en todos los sentidos y a todos los niveles, resulta envidiable.
        Muchas gracias Juana
        Un abrazo

  11. Querido Ángel, para mí, la gran riqueza de tu relato es saber encontrar pasión en uns relación estable, en un matrimonio largo y con muchos hijos, incluso en la vejez… Esa es la valentía del escritor, saber encontrar mundos donde otrosno lo hacen.
    La pasión erótica y sexual en el encuentro fortuito de dos jóvenes me aburre y hastía… Gracias poresta dosis de frescura. ¡Suerte, amigo!

    1. Ángel Saiz Mora

      Estoy de acuerdo contigo. El tiempo hace que todo evolucione o cambie, pero casi nunca a mejor, al ser un filtro que todo lo atenúa y degrada, capaz de convertir la pasión más vehemente en indiferencia, o algo peor. Mantener esa ilusión y empuje es digno de admiración y hasta motivo de envidia.
      Mil gracias, Salva
      Un abrazo

  12. Francisco Javier Igarreta

    Después de semejante aventura vital, que sin duda daría para unas emocionantes memorias, tus protagonistas tienen todo el derecho a recorrer el mundo con sus peculiares conciertos. A pesar de las denuncias. Un relato de largo recorrido.
    Mucha suerte y un abrazo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Se han ganado a pulso el derecho a vivir de la forma que prefieran y como siempre hicieron: con intensidad.
      Muchas gracias, Francisco Javier
      Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      La vida es un viaje en el que todos estamos embarcados. La suerte y las circunstancias influyen, pero también lo que pongamos cada uno. Esta pareja supo poner buenos ingredientes.
      Muchas gracias, Edita.
      Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Resumir una vida no es tan difícil como puede parecer. Basta no olvidar los momentos cruciales y, sobre todo, tener presente un hilo conductor, alimento de toda una existencia, en este caso, el binomio pasión/deseo y amor; el resto, solo son detalles.
      Me alegra que te guste, Sara
      Gracias por leer y comentar.
      Un abrazo

  13. Javier Arroyo

    Tus protagonistas merecen que la muerte les sorprenda en pleno orgasmo. Me ha gustado mucho y no he podido evitar sonreír al final. ¡Viva la vida! Mucha suerte.

    1. Ángel Saiz Mora

      No podemos saber, ni nosotros ni ellos, cuánta vida les quedará, pero sí que van a saber disfrutarla.
      Muchas gracias, Nuria
      Besos

  14. Toti Vollmer

    Y ¿quién dijo que no hay microrrelatos buenos con finales felices? Me gusta que corrieras ese riesgo, y con dos abuelos gozones, muy, pero que muy bien.

    1. Ángel Saiz Mora

      A esta pareja, les llegará su final un día, eso es inevitable. Su sabiduría radica en que les pillará siendo felices.
      Me alegra que te guste, Toti.
      Muchas gracias y un saludo

  15. La pasión es el gran contrapeso de la penuria. Sirve para escalar desgracias, para encontrar dioses entre lo mundano, para encontrar gotas de agua en el mismo infierno.
    Sirve también para apreciar la multitud de infinitos agazapados entre las pequeñas cosas que nos rodean, para recogerlas y luego escribirlas mientras vas dejando restos de entusiasmo entre las líneas.
    Bravo, Ángel, por mostrarnos en (y desde) tu redonda historia que la pasión es inagotable.
    Un abrazo.

    1. Ángel Saiz Mora

      Qué haríamos sin pasión: caer en la rutina, perder la capacidad de asombro, dejar pasar los días sin provecho, desaprovechar los mayores tesoros (el tiempo y la vida. Y qué haríamos si nadie leyese las historias que se nos ocurren. Si además de leerlas alguien hace un comentario impecable y escribe maravillas, qué más puede pedir nadie.
      Mil gracias, Antonio
      Un abrazo

  16. Vaya, tus viejitos, al contrario que las mías -mucho más vergonzosas-, sí que dan rienda suelta a sus deseos e instintos más primitivos… 🙂
    Eres un fenómemo, Ángel.
    ¿Te he dicho ya que me hizo mucha ilusión verte en la quedada?
    Suerte, amigo.
    Un abrazo grande.

    1. Ángel Saiz Mora

      Tus viejitas quizá sean más recatadas, pero se quieren igual y han sabido esperar, con lo que tienen un mérito enorme.
      No es lo mismo una quedada virtual que una física, pero es, desde luego, mejor que nada, además de una experiencia diferente. A mí también me hizo ilusión verte. Que nos sigamos viendo un montón de años más y que no nos falte tu alegría en ENTC.
      Muchas gracias y otro abrazo grande para ti, Rosy

  17. F. Javier Cano Santa Bárbara

    Felicidades Ángel
    Genial historia donde el amor se desborda a lo largo del micro en esos viajes llenos de pasión.

    Enhorabuena, me ha encantado.

    Un fuerte abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      La pasión se convierte en pasajera si no hay un amor que la sustente, como el amor queda inconcluso si no le acompaña la pasión.
      Gracias por leer y comentar. Me alegra que te guste.
      Otro abrazo grande para ti.

  18. Gloria Arcos Lado

    Enternecedora esta pareja tan inesperada como bien avenida y tan llena de pasión a pesar de todos los avatares de la vida. Enhorabuena como siempre querido amigo, Ángel

    1. Ángel Saiz Mora

      A veces el destino reparte sus cartas, provoca jugadas extrañas, pero acierta. En este caso, el tiempo lo confirma.
      Mil gracias, Gloria.
      Un abrazo

    1. Ángel Saiz Mora

      Cuando el amor es verdadero, todo parece al alcance de la mano. Un equipo de dos que bien se quieren todo lo hacen posible.
      Muchas gracias, Pilar.
      Suerte también para ti.
      Besos

Dejar una respuesta