Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

7. Luz de mi vida (Elena Bethencourt)

¡Cuántas luces dejaste encendidas,

yo no sé cómo voy a apagarlas!

J.A. Jiménez

 

Hugo sabe que no queda tiempo y que hay noches que no terminan cuando sale el sol.  Por eso, al ver que la tarde, allá en el horizonte, despinta los colores del ocaso y lo inevitable apaga sin remedio las luces de su firmamento, coge decidido la escalera más larga y sube hasta el mismo cielo. Allá arriba hace frío, pero con su santa paciencia ordena las estrellas por su grado de luminosidad, escoge solo una —la más radiante— y la baja a rastras por la Vía Láctea.

Al llegar a su casa, la coloca con cuidado en el dormitorio de su madre. Los presentes alegan que el resplandor los deslumbra, y con esa excusa aprovechan para esconder sus ojos llorosos tras gafas de sol.

Hugo lima las puntas del astro hasta conseguir un fino polvo de estrellas y hace montoncitos brillantes que va envasando al vacío para preservar su fulgor. Cuando la cantidad le parece suficiente para unos cuantos años, despide a su madre con un beso en la frente y le susurra que ahora puede irse tranquila, que ya está preparado para el gran apagón.

 

15 Responses

  1. Ángel Saiz Mora

    Qué no haríamos por las personas que queremos, más aún cuando sentimos y sabemos que nos queda poco juntos. Hugo despide a su madre como ella merece y, al mismo tiempo, se prepara para el inevitable y doloroso duelo. El tiempo irá suavizando ese «apagón» que se produce para quien queda cuando alguien pasa al otro lado.
    La dureza de la muerte y la separación forzosa narrada con maestría y de forma cercana a la poesía, con elegancia y belleza.
    Un abrazo y suerte, Elena

    1. Elena Bethencourt

      Gracias, Ángel, hasta que tú no comentas no estoy tranquila. Leer tus comentarios se ha convertido en un fin en sí mismo. 🙂

      1. Gloria Arcos Lado

        Elena, hermosísimo relato de ese apagón tan doloroso que se aproxima y para el que se está preparando ese amoroso hijo. Para ese momento también lo están haciendo mis hijos,cada uno a su manera, sabiendo que llegará, pero esperanzados en que la medicina haga milagros. Un abrazo un inmenso

        1. Elena Bethencourt

          Gracias, Gloria. Yo también he andado ese caminito hacia el apagón, con fuerza, disfrutando cada segundo del viaje. Por experiencia sé que ese tramo fue más rico que muchos otros que recorrimos sin darles la importancia merecida. Ánimo. Un abrazo.

  2. Isabel Cristina Fernández Sánchez

    Yo diría que has escrito un precioso cuento infantil para adultos. Ha sido una despedida llena de esperanza. Nos leemos.

    1. Elena Bethencourt

      Gracias, pues ahora que lo dices, lo empecé como para niños, jeje, pero en realidad los apagones son para los adultos también. Un abrazo y gracias por leer.

      1. María José Argüeso

        Qué disfrute es, siempre, leer sus microrrelatos.
        ¿Tiene libros publicados con ellos?
        Algunos los leí alguna vez por internet y luego no los he vuelto a encontrar,
        Gracias.

Leave a Reply