Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

12. Desescalada (MaríaJosé Escudero)

Se conocieron sin querer cuando enloqueció marzo y, poco antes de asomar la nueva normalidad, se enfrió su frágil concordancia. Al principio, la incertidumbre del confinamiento les hizo aferrarse a una ilusión y se miraban de soslayo.Cada tarde, tras los aplausos agradecidos y entusiastas,cantaban juntos «Resisitiré» y mientras se saludaban, se imaginaban. Poco después, presos de una insensata euforia, se hacían señas más explicitas e, incluso, llegaron a lanzarse besos en el aire.Pero en el momento que los días clarearon y vislumbraron su verdadera silueta, ella no dudó en dibujar un corazón verde en el cristal de su ventana y él no tardó en colocar una bandera en el balcón. Luego, atendiendo a consignas enfrentadas, él decidió aporrear cacerolas y ella optó por aumentar la distancia de seguridad. A día de hoy, ambos siguen cultivando prejuicios y también tele-trabajando y, aunque suelen encontrarse en la cola del supermercado y tropezarse por los jardines de la urbanización, parapetados detrás de la mascarilla, ella ni siquiera lo mira y él hace como que no la ve.

20 Respuestas

  1. Ángel Saiz Mora

    Es difícil mantener la pasión durante mucho tiempo. Como los aplausos a los sanitarios y el sueño de que saldríamos del apuro vírico y económico juntos, todo terminó desvaneciéndose: la gente sigue a lo suyo sin importarle el prójimo ni querer unirse para el futuro; de los políticos, mejor no hablar. La experiencia que nos unió solo fue un espejismo, como los de esta pareja, que ha pasado del enamoramiento al desamor, para desembocar en la indiferencia.
    Un relato con claros guiños a una realidad de la que aún no hemos salido. Una historia tan lúcida que bien podría ser real. Un amor en tiempos de pandemia que se desinfló, como un día le sucederá al virus, como también, por desgracia, a las ilusiones generadas.
    Un abrazo y suerte, María José

    1. María José Escudero

      Estábamos convencidos de que saldríamos mejores de esto, pero seguimos siendo egoístas y estamos llenos de prejuicios. Como bien señalas, todo ha sido un espejismo. Hemos vivido una historia de amor , pero la realidad nos ha desencantado. Esta pareja es la prueba, la base de su amor era floja y el conflicto se veía venir de ventana a ventana. La culpa la tiene la pandemia o que no sabemos nada sobre el amor. Muchísimas gracias, Ángel por tu agradable visita y por tu reflexivo comentario.

  2. Creo que los deseos y las pasiones que se viven desde la trinchera no son los más aconsejables. Que bien traída esta pareja María José, más separados por el ruido que genera la pandemia que por el propio virus. Tal vez si en vez de esas miradas de soslayo se hubieran mirado de frente y a los ojos. Un buen pie para tu excelente pintura. Mucha suerte!!
    Un beso grande!!

    1. María José Escudero

      Las circunstancias que vivimos nos ponen a prueba y conocerse en pleno aislamiento cuando la base del amor es tan de botiquín, resulta lógico que la relación no funcione. Efectivamente, les ha faltado mirarse a los ojos, verse mejor e incluso ser más generosos con ellos mismos o tener menos reparos, no se . No lo tenían fácil. . Muchísimas gracias, Juancho por tu visita y por tu comentario. Me alegra mucho. Un beso grande para ti también.

    1. Parafraseando el título de la canción de mi compatriota argentino Fito Páez, la síntesis de esta historia bien podría ser «El desamor después del amor»… Ambos se enamoran de la imagen que crearon desde lejos, de balcón a balcón, uno de la otra, uno del otro, en pandemia, de ahí la tremenda desescalada que han tenido y que ahora, a las puertas de esta nueva normalidad, los lleva a esa conducta vergonzante: que ella ni siquiera lo mire y él haga como que no la ve.

      Sospecho que cualquier parecido con la realidad, no es mera coincidencia.

      Un micro muy contemporáneo y muy bueno, MARÍA JOSE.

      Cariños,
      Mariángeles

      1. Enamorarse pudo ser una forma de escapar del confinamiento . Se dejaron llevar por las emociones de un tiempo singular, pero la realidad se impuso poco a poco y no fue posible avanzar. Y tampoco se dieron la oportunidad de explicarse. La vida misma… Muchísimas gracias, Mariangeles por acercarte y comentar. Un beso.

    2. María José Escudero

      Efectivamente, las circunstancias ya juegan en contra y la incertidumbre emocional es grande, pero si además nos dedicamos a etiquetar, no hay relación que prospere. Muchas gracias, Paloma por la visita y el comentario. Besos.

  3. Barceló Martínez

    Hola, María José.
    La atmósfera y los hechos que rodean esta historia hubieran sido una alarde de imaginación no hace mucho tiempo. Por desgracia, todos podemos ubicar perfectamente el escenario que con tanta exactitud nos describes. No obstante, nos relatas una situación muy chocante: un enamoramiento sin mediar palabras, donde la simple observación del otro enciende la pasión a nivel físico y, por contra, el comportamiento simbólico de cada uno desvela características ideológicas que hacen desaparecer esa pasión por culpa del plano personal.
    Una historia original a más no poder en la que nos damos cuenta de cuanto se puede desvelar sin decir una sola palabra y los prejuicios que podemos generar en nosotros mismos y en los demás.
    Me encantó. Un cálido abrazo, estimada María José.

    1. María José Escudero

      Me alegra mucho que esta pasión pasajera, fruto de la incertidumbre del confinamiento, te haya gustado. Todos vivimos una sensación de irrealidad durante ese tiempo y también sufrimos algunos desengaños. Esta pareja no pudo superarlo.Se estancó en los gestos que marcan la diferencia. Se veía venir. Muchísimas gracias, Ángel por acercarte y comentar. Un abrazo lleno de esperanza.

  4. Belén Sáenz

    Ay, parecía que entre estos dos iba a haber temita, pero nos has dado un buen chapuzón de realidad, María José. Genial, bravo por esa vuelta de tuerca que nos ofreces. Un beso y suerte.

    1. María José Escudero

      Empezaron bien, con entusiasmo, con miraditas, con pasión …Pero se quedó todo en un trastorno temporal. La culpa la tuvo la dura realidad. Así es la vida.. Muchas gracias, Belén por tu visita y por tu comentario. Besosss.

  5. Javier Arroyo

    A veces ponemos pasiones inútiles en determinadas cosas, tanta, que nos olvidamos de la pasión que si vale la pena vivir. Excelente micro. Mucha suerte.

    1. María José Escudero

      Tienes mucha razón. Parece que andamos a la búsqueda de los detalles que nos separan, y ponemos todo nuestro empeño en ello. Muchas gracias, Javier por acercarte y comentar.

    1. María José Escudero

      La situación era de riesgo y cayeron en la trampa. Era un amor para escapar de la incertidumbre, pero se veía venir que no eran el uno para el otro.
      Muchísimas gracias, Dominique por acercarte y comentar. Besos.

  6. Nos has mostrado muy bien la cara B de la pasión, esa que se deja llevar, la que anda en volandas sobre circunstancias pasajeras, la que da ciencia a la imaginación. La pasión es efímera y, como la felicidad, tiende a mezclarse hasta desaparecer entre lo cotidiano.
    Me ha gustado tu relato, María José.
    Un salido (uy! perdón, con esto de la pasión… Quería decir un saludo)

    1. María José Escudero

      La verdad es que esta relación tenía poca base y los gestos fueron apagando la euforia de los primeros momentos. No había salida…
      Muchas gracias, Antonio por acercarte y comentar y que no decaiga el sentido del humor. Eso va a ser, está pareja no supo reírse de sí misma. Besos.

  7. Vivir situaciones extraordinarias nos lleva a sentir emociones también extraordinarias; el problema es que esas emociones se desvanecen al mismo tiempo que las cosas vuelven a la normalidad. Recuerdo que en las primeras emisiones de Gran Hermano, que yo vi llena de curiosidad, los participantes decían que dentro de la casa todo se magnificaba. Así le ha pasado a la pareja protagonista de tu micro, y también de alguna manera un poco a todos nosotros. No quiero ser tan negativa y prefiero pensar que algo estaremos aprendiendo. Al menos, a tener en cuenta que somos muuuuuy vulnerables y que la vida hay que aprovecharla y agradecerla a tope. Has reflejado una situación tan verosímil, que seguro se han dado casos similares. Muy bien contada y muy interesante tu propuesta, María José. El título también muy acertado con ese doble sentido. Suerte y un beso.

    1. María José Escudero

      Yo creo que todos hemos vivido algún desengaño durante el confinamiento. Y es porque no estamos a lo que estamos. Siempre tienen que salir a relucir las diferencias incluso en momentos en los que nos necesitamos tanto.
      Me alegra mucho tu visita, Juana. Gracias por acercarte y dejar tu comentario. Besos.

Dejar una respuesta