Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

Single Blog Title

This is a single blog caption

21. Sin salida (María José Escudero)

Cerró la puerta con suavidad. Desesperado, juró que jamás volvería a pisar aquel lugar. Lo juró por Dios y por sus hijos. En otro tiempo también lo habría jurado por su mujer, pero ella hacía mucho que ya no le daba crédito.

Desde el mostrador de recepción y con gesto escéptico, le dijeron adiós. No vio la burla, sus ojos querían mirar hacia adelante. En la calle se sintió perdido y llamó para implorar ayuda. Ensimismado, oyó sin escuchar los consejos y se comprometió a no mentir más. Intentaría abandonarse en manos del sosiego, iniciar un tiempo de paz. Pero llevaba años luchando contra aquel impulso irrefrenable y siempre había fracasado. Luego, caminó despacio, enredado en su realidad tortuosa, tratando de arreglar el desaliño. Y mientras soslayaba el desprecio en las miradas de la gente, se le revolvió el estómago. Había bebido.

En el bolsillo le abrasaban los restos de la indemnización por despido. Era un pertinaz escozor. Y renunciar a aquella gratificación irracional que le provocaba retar al azar, se le antojó imposible. Tenía un presentimiento; tenía la fórmula; él controlaba… Y, empujado por tan ofuscada pasión, dio marcha atrás y abrió la puerta del Casino con suavidad.

10 Respuestas

  1. Con cada carta, el ludópata se juega la vida. No importa cuántas veces pida ayuda o prometa no mentir, no reincidir; su adicción al juego es un impulso irrefrenable… Se dice a sí mismo que él tiene la fórmula, que él controla, cuando es todo lo contrario, y así, vemos desmoronarse su vida como un castillo de naipes…
    Un regreso de ésos que nadie quiere, que nadie debería querer…
    Una historia sin salida, una historia tremenda, y tremendamente bien escrita,
    María José…

    Besos😘😘😇😇

  2. María Gil

    Puertas que se cierran y se abren, pero que no conducen a ninguna parte. Entre ambas solo está el infierno. Y qué bien lo has sabido plasmar, María José. Además, no es necesario ser brusco para seguir enganchado al juego. Me llama la atención la palabra «suavidad» con la que inicias y cierras el relato.
    Me ha gustado mucho.

    Un abrazo

  3. María José Escudero

    La ludopatía es una adicción muy grave que afecta al entorno familiar, laboral y social de los que la padecen. Incapaces de resistir el impulso de jugar,no pueden encontrar encontrar la salida ylo pierden todo. Es una terrible enfermedad.
    Muchas gracias Mariangeles por la visita y por tu interesante y amable comentario. Besos 😘

  4. María José Escudero

    Muchas gracias María por leer y además dejar tan amable comentario. Respeto a la suavidad con que se abre y se cierra esa puerta, es como una señal de vergüenza. El personaje sabe que carece de amor propio, que tiene motivos para sentir vergüenza. Y trata de salir y regresar con cierta discreción. Se engaña. De nuevo, muchas gracias, María. Besos 😚

  5. Ángel Saiz Mora

    Las enfermedades que tienen algo que ver con la mente no son de tratamiento sencillo, en tanto ha de ser el propio enfermo quien ponga de su parte, cosa que no siempre está dispuesto o, directamente, sw siente incapaz de hacer, que es lo que le sucede a tu protagonista, consciente del problema y de lo costoso que le resulta, no solo en términos monetarios (lo de su mujer que ya no le da crédito está muy bien traído), como también lo está
    todo el recorrido por su mente, que al final desemboca donde siempre, en el lugar fatídico al que de forma inevitable regresa. No importa que alguna vez gane, porque nunca sabrá retirarse a tiempo.
    Un abrazo y suerte, María José

  6. María José Escudero

    Efectivamente, la adicción al juego es un trastorno muy grave y muy difícil de superar. Es un problema de salud pública y sin embargo, las casas de apuestas han proliferado en todas las ciudades y, en muchos casos, en las cercanías de los centros escolares. Además de la publicidad televisiva, las apuestas por internet… En fin un despropósito de sociedad.
    Muchísimas gracias,Ángel por leer y dejar tus acertadas reflexiones. Generoso siempre. Un abrazo 🤗

  7. Rosalía Guerrero

    Ay, Maria José, que mal cuerpo me ha dejado el final. Es terrible, pero es así. Trabajé durante un tiempo en un bingo y ví cosas terribles, como señoras que iban con el carrito de la compra y acababan volviendo a casa sin dinero y con el carrito vacio.
    Un abrazo y suerte.

  8. María José Escudero

    Hola, Rosalía. Ya siento haberte trastocado un poco. Pero, como tú sabes la ludopatía es así. Ese ejemplo que pones es. lamentablemente, muy cotidiano. Muchísimas gracias por la visita y el comentario. Besos.

Dejar una respuesta