Esta Noche Te Cuento. Concurso de relatos cortos

2019 ENTCOLORES

Un relato con menos de 200 palabras inspirado en el color  amarillo

ENoTiCias

Bienvenid@s a ENTC. Este mes te ofrecemos de nuevo nuestro concurso habitual y la posibilidad extra de participar en el ENTCerrado... ¿Qué te inspira el color amarillo?
días
4
0
horas
0
0
minutos
5
1
Segundos
2
1
Esta convocatoria finalizará el próximo
28 de julio

Relatos

373.OTOÑOS DE ESPUMA CADUCA, de Ardilla 7

Existe un lugar donde los árboles derraman lágrimas coloreadas de rojo, naranja y amarillo cuando septiembre cae del calendario.
Unos cuentan que lloran por la soledad de la arena sin castillos habitados. Otros dicen que lloran porque las cigüeñas agitan sus blancos pañuelos de adiós. Algunos opinan que a los robles, hayas y abedules les han robado sus bufandas.
Solo el marinero conoce la verdad y cuenta que son niños miedosos que gritan que gritan a medianoche porque quieren escuchar palabras de consuelo y sentir caricias de madre. Agitada llega la mar con su camisón de espuma y mece a sus hijos anclados en tierra. Ella siempre tiene historias que contar. Es una intrépida viajera, condenada a la vida sin descanso porque su hogar está en todas partes, en cada playa y en ningún muelle. Cada oleaje es un cuento nuevo que habla de lejanos lugares perdidos en el horizonte y así, con su dulce arrullo salado, robles, hayas y abedules conciben el sueño mientras su madre, la mar, se aleja sin olvidar encender las estrellas porque a sus pequeños, les da miedo la noche.

372. ABRAZOS, de Endrina

Se despidió tranquila de su casa. hacía frío, pero no le importaba: iba al encuentro de su amor. Sus cabellos de fuego rojo se alborotaron con el viento y el eco de un aullido se escuchó en las montañas.
“Amor, no tardes”- pensó.
Abrazó el tronco hueco de un roble, que lloró emocionado recordando el abrazo de otra niña. Las hojas brillantes se encogieron mimosas al sentir la caricia.
se sentó junto al río y pensó que era muy hermoso lo que cantaba.
“Amor, no tardes”.
Y cayó la noche, y la oscuridad apagó los sonidos. Sintió que estaba muy cansada y decidió acurrucarse y abandonarse al sueño. El bosque la acunó y la meció con el viento. El haya pensó que podía tener frío y la cubrió con una manta de hojas doradas. El cárabo vigiló toda la noche para que nadie la despertara.
Al alba abrió los ojos sobresaltada, con la sangre verde en las venas y un sinfín de pajarillos en sus ramillas rojas. No podía moverse, pero eso no tenía importancia.
-“Estoy aquí contigo”- dijo su amado abrazándola desde la tierra.
Y se fundieron juntos en la savia del bosque, y por los siglos de los siglos su amor reverdece cada primavera.

371. EL RAPTO, de Lobo 2

Cierto día, Juan andaba caminando por un bosque cercano y se encontró un forastero. Éste le habló en una lengua diferente a la suya.
-¿En qué lengua hablás?
-I parlar in un roman. (yo hablo en un romance)
-¿Vivís en un pueblo cercano?
-Cert, i vivir en un vill circ, sed de alter dimen. (sí, yo vivo en una villa cercana, pero de otra dimensión)
-¡Alter dimen!
-Alter dimen; alter temp et spacec. (otra dimensión; otro tiempo y espacio)
-No te entiendo casi nada.
-I comprender tu roman nomin spagnol et poder ensegnar u mi. (yo comprendo tu romance llamado español y puedo enseñarte el mío).
-¿Querés enseñarme algo?
El forastero asintió con un gesto, y luego dijo:
-Permec. (permiso)
El forastero apoyó su mano en la frente de Juan, él se lo permitió. Ambos desaparecieron.
Desde entonces, a Juan no se lo vio más, ni en el pueblo ni en el bosque.

370. …ÁRBOLES COMO MANOS… , de Caminos

Hacia solamente dos días que habían llegado en este pueblo y sus padres, después de haberla recomendado seguir las señales de colores marcados sobre rocas o árboles, la habían dado permiso para pasear en el contorno.
Mil ideas fluidas repletas de alegría bailaban en su cabeza tal millar de mosquitos encima de un charco. Andaba cabeza erguida hacia las cimas de los árboles que parecían manos dibujando sobre el cielo pergamino caligrafías y dibujos y llamándola para descubrir un mundo encantado. El follaje era tal mantilla de encaje recortado sobre una vidriera y el sol multiplicado en pecas rojizas estaba sembrado en el sotobosque.
Pronto la pareció oír su nombre repetido por el eco, y múltiples pajarillos de colores empezaron a revolotear alrededor suyo en marea rumorosa entre piares desgarradores o arrullos prometedores.
…Pero poco a poco se olvido de seguir las señales, se dio cuenta a tiempo, e inicio la vuelta más atenta en reencontrar su camino y la alivio reconocer la avenida de plátanos que se daban la mano encima de su cabeza y estos cipreses que rezaban en las esquinas del gran muro de piedra.

369, PÁGINA AMARILLA, de Senda

Como crujen las amarillas hojas que despoblan los árboles en el otoño de lluvia.
Crujen ante las pisadas impolutas de seres que no sienten nada. Pisan sin mirar, atenazados por el ímpetu de su marcha en ciudades de frías rutas, sin direcciones concretas. Se cruzan los seres, no se miran, no se saludan, sólo saben que caminan sin destino ni rumbo deseado, ¡inapelable fin de sus vidas!
Y en los árboles las palomas observan, blancas nubes de sabores, el contoneo de las muchachas jóvenes, el deseo de los muchachos, a los mayores que orientan sus pasos hacia bancos vacíos de parques amarillos.
El futuro es presente, caminos continuos sin sendas escritas.

368. LA PENA DE MARITA, de Pinos

Marita, sentada sobre un peñasco a la orilla del mar, desagota en lágrimas silenciosas su pena por la ilusión perdida.
Cada embate de las olas contra la playa esplendente, le despierta un recuerdo.
Así aparecen en su mente los bosques que deberían lucir a su espalda y que tanto alegraron su infancia lejana.
Se ve pequeña, acompañando a papá y mamá en las habituales excursiones domingueras…revive el júbilo con que se internaba en esa catedral umbría en la que apenas se vislumbraba el cielo entre las ramas cimbreantes; sigue el trazado luminoso de los insectos en vuelo; escucha el concierto sincopado de los pájaros ocultos en lo alto…
Vuelve al ahora.
Pasaron demasiados años hasta que regresó a la costa querida, para revivir esos momentos.
Gira el rostro mojado hacia el interior. La majestuosa cortina verde ya no se alza allí: cientos de casas veraniegas la reemplazan.
¿No podría haberse protegido esa belleza desaparecida ante la acometida desmesurada del urbanismo salvaje?
Marita hunde nuevamente su mirada en el mar infinito. El sigue imperturbable. Ruega al Creador por más racionalidad entre los hombres. Acompañamos su ruego.

367. SILENCIO, de Semilla

El bosque estaba en silencio.
Todos decían “¡está muerto, el bosque está muerto!”
Pero el bosque solo estaba callado.
Estaba callado porque estaba solo, sin más bosques vecinos, lo habían aislado dentro de una ciudad. Era una isla en medio de un océano humano. Habían calculado unos metros cuadrados de zona verde y lo usaron a él como parque. Ahora está rodeado de edificios, de calles, de tráfico, de basura. Ahora ya no es un bosque, es una mera superficie medida en metros cuadrados, un recinto para que la gente pasee con sus hijos.
Piensan que está muerto. Él sólo está callado.

366. TERCER GRADO, de Ranita

Terminaron los cursos y con el dinero que nos sobro de aquel maravilloso paseo a Paysandu decidimos hacer una reunion en la casa de Diana.
Almorzamos en el parrillero un asado con ensalada y helado de postre. Luego …….que brillante idea,,, cruzar al monte de enfrente , rodenado el lago a finalizar la jornada. Nunca olvidare esa tarde. Eramos unos quince muchachos, ya han pasado mas de treinta años y aun escucho sus risas. Buscamos el arbol mas tupido y un eucaliptus con raices generosas nos llamo a sentarnos bajo su perfume de frutitos secos y hojas plateadas que nos recibieron asombrados de que este grupo interrumpiera el gran silencio. Llevabamos una guitarra que nadie sabia tocar bien y empezamos a querer cantar a querer sonar … Horas largas hasta el anochecer riendo y mal entonando canciones a medias……..nada mas hermosos en mis recuerdos de la adolescencia,….nunca mas volvimos a vernos.
Gracias facebook

365. EL BOSQUE ROSA, de Anjana

         Ya no soportaba el dolor, los medicamentos no servian para nada pero nadie lo entendia, a ella le dolia el alma, la tenia rota desde hacia unos meses, desde aquel dia en el que su hermana la llamo para comunicarle la muerte de su abuela. Era mayor y tenia Alzheimer, era logico pues, pero no por ello dejaba de ser doloroso. Tenia que marcharse, buscar un lugar para enterrar alli su dolor. Y de repente se acordo, iria al bosque rosa, aquel donde los arboles daban hermosos frutos, donde las flores eran de mil colores, donde los animales vivian sin preocupaciones, si, el bosque rosa. Donde nunca pasaba nada malo, el protagonista de las historias que su abuela la contaba de niña y del que solia hablar cuando la enfermedad ya habitaba en su cuerpo. Si, eso haria, iria y enterraria bajo un arbol rosa toda su pena y asi podria contarle algun dia a sus hijos los mismos cuentos que a ella le contaron, recordando a su abuela con amor y paseando con ellos por sus prados, eso si, prados rosas.

364. EL CAMALEÓN TROTAMUNDOS, de Caminos

Érase una vez un camaleón de Madagascar al cual le encantaba viajar.
Con mucha ilusión llegó a España y, por su afición a los bosques, se decantó por el Norte alojándose en casas rurales lo que le permitía vagabundear a su antojo y convivir con los habitantes de los pueblos.
 Como era un buen deportista, en los bosques saltaba de rama en rama, tan pronto se transformaba así en corteza plateada de abedul, que en hoja cobriza de plátano.
Según si el sol pasaba a través del follaje de una acacia o de un sauce podía tener pecas morenitas o estar cebrado de relámpagos.
Le gustaba también deslizarse en un rayo de sol sobre el musgo fresco, volviéndose de un verde acido dorado y, apañándose bien, hasta conseguía tener una espina dorsal dorada tal dragón de leyendas; también, frotando de su cola y patas el polvo de los caminos, al entrar en tal nube revestía un traje de lentejuelas tal un príncipe seductor…
Así disfrutaba locamente de la naturaleza probando sus múltiples ropas de fiesta.
 En efecto nuestro camaleón estaba siempre dispuesto a descubrir el mundo y, además, estaba predispuesto a sentir empatia con todo ser viviente…

363. BOSQUE, de Ardilla 6

Manto de vida que cubre el espejo.
Rayos de sol atraviesan tu ser.
Lluvia que acoge tus hojas mojadas.
Canto de ave de tu niñez.
Historias que esconden duendes y hadas.
Entierras secretos bajo tus pies.
Colores nacieron de tus entrañas.
Belleza en un mundo que te es infiel.
Enmudeces palabras susurrando sonidos.
En esencia y sustancia criaturas te habitan.
De día y de noche erizas la piel.
Sonrisas y lágrimas del testigo en tu sobra.
Letras escritas sobre tu papel.

362. YA NO…, de Calandria

      …invisible camino sobre espejos

     que repiten mi imagen destrozada…
     Octavio Paz
Hoy, la tierra del bosque se ovilla y desdibuja contornos mientras el sol avergonzado sólo se espeja en el ramaje que murmura.
Los árboles se rinden ante las guadañas, ante figuras terrestres que con manos impiadosas ciñen libertades y clausuran vuelos.
Parece que ya no hay pájaros…agonizaron sus gritos y sus aleteos.
El viento peina la sombra envejecida de un hombre desdeñado que con el cuerpo vencido pisa los restos de su suelo.
Detrás de él, las astillas del rancho que hasta ayer fuera su único techo.
Pero no intenta mirar atrás…¿para qué? si él siente que ya no hay nada, ni siquiera pájaros…porque ellos ya no se ven, ya no se escuchan. Seguro…con su tristeza ya remontaron vuelo.